"Se pueden arreglar campeonatos enteros, como el de Boca de Ischia." Javier Ruiz árbitro "Ehhehh, eh yo pienso de que ehhehh eeeehh (?)." DAP "No estén cagados." Daniel Passarella

miércoles, 31 de diciembre de 2014

2014, un año que no olvidaremos... 2015... superalo

Estamos listos para recibirte

Pasan los años y todos vivimos nuestros buenos y malos momentos, dentro de esos momentos, River Plate ocupa una parte muy importante y ayuda a que los momentos tengan una mirada diferente y los afrontemos con más o menos ganas. Hemos tenido los años más duros y complicados y solo pedíamos que River Plate volviera a ser lo que nunca debió dejar de ser, queríamos verlo de pie o al menos con la capacidad para empezar a levantarse.
 Todos juntos queremos volver a festejar

Los hinchas millonarios disfrutamos de un gran año, de muchas felicidades y de muchos reencuentros; un año en el que se podría decir que deportivamente se volvió a la ¨normalidad¨, un año en el que muchísimos equipos pudieron festejar pero en el que River Plate volvió a ser el más ganador y superior. 
 Vamos todos unidos...

No solo nos reencontramos con el River Plate campeón sino con el equipo arrasador y vistoso, volvió el River Plate ganador y con las 3G. Una generación de hinchas pudo ver lo que le contaban los hinchas más grandes. 2014 fue un año reivindicatorio.
Por más momentos inolvidables

Por todo esto, esperamos que el 2015 nos encuentre por la misma senda y mejorados, que nos pueda regalar otra buena cantidad de títulos y darnos la felicidad a la que nos tenía acostumbrados. Tanto dolor no cicatriza con un 2014 glorioso, necesitaremos muchos años más así para curar.

Por más goles inolvidables y consagratorios...

Terminamos felices el 2014 y esperamos con muchas ganas el 2015, esperanzados como siempre y listos para hacer todo lo posible para que siga mejorando, para que nos siga encontrando mejor y que todos podamos decir dentro de un año que 2015 ha sido glorioso.
Gracias por otra alegría, vayamos por más copas en las vitrinas...

Por un año lleno de alegrías, salud y grandes logros!!!

Por los Sobrios del Hormigón

domingo, 28 de diciembre de 2014

A la espera de números más alentadores...

Un buen lugar y momento para mejorar el futuro

Finalmente se votó el martes pasado se hizo la reunión de Asamblea y se aprobó el balance por 83 a favor, 3 en contra y 4 abstenciones (90 de los 150 elegidos). Solo el 60 % de los asambleístas presentes vuelve a demostrar el poco interés que despierta en algunos la votación más importante del año o la poca capacidad de algunos para opinar. Al mismo tiempo hay que mencionar que dentro del 60 % hubo algunas voces que buscaron distintos rumbos y esperemos que logren enriquecer la actual gestión. Como siempre se puede sacar algunas cosas positivas y otras no tanto pero lo más importante es lograr que el club logre tomar un rumbo definitivo que lo ubique donde debe estar.

Hoy podríamos decir que el vaso está medio lleno o vacío, especialmente si tomamos como comparación el pasado de excelencia y el presente o si tomamos el pasado inmediato con el presente deportivo. Lo malo, como siempre, es la cantidad de chupamedias o ultras que defienden hasta lo indefendible (ya sea por cuidar el kioskito o simplemente porque no saben hacer otra cosa) y le quitan la posibilidad al club y a la gestión de buscar soluciones mejores a las que se encontraron hasta el momento.

Para demostrar que pueden haber diversas miradas y opiniones enriquecedoras se pueden leer los 3 posteos en la página paladar millonario donde escriben 3 asambleístas sobre el balance también es muy interesante leer el dictamen del presidente de la Comisión Fiscalizadora. y la presentación que mandó Kiper en su facebook. Además también es alentador haber encontrado una página que se dedique a pensar el futuro del club y que publique algunas notas sobre distintos pensamientos acerca del balance.

Lo primero que se nota (especialmente después de tantos años con balances exageradamente truchos que nos querían esconder la verdad amparados en números inauditos, periodismo alcahuete, dirigentes entreguistas y barras cómplices) es que los números son fácilmente dibujados hacia el lugar donde uno quiere y solo nos salvarán quienes tienen los instrumentos para que no nos mientan tan alevosamente. El segundo punto interesante es que desmenuzando el balance se puede ver la dirección de la gestión (lo más interesante para discutir) y cuales son las soluciones que se están buscando. Como dije en el posteo anterior, por ahora veo que se apunta mucho al item ¨recaudar¨como sea y lograr resultados futbolísticos dejando de lado muchos otros items. Los números dicen que (por culpa de la gestión anterior) el pasivo sigue acrecentándose (ya pasamos los 600 millones) pero son alentadores (?); obviamente que este balance tiene 3 meses de DAP (a quien todos podemos echarle la culpa) y el próximo dará ganancia, será positivo, habrá menos pasivo y blablabla... mientras tanto sería bueno que nos preguntáramos en qué aspectos cambió la gestión y donde están las soluciones (que obviamente llevarán su tiempo).

Una de las soluciones mágicas era el tan mentado fideicomiso, que fue mencionado por Aguilaucha, DAP y D´onofrio pero que ninguno logró ponerlo en marcha. ¿cúal será la razón? ¿No es tan mágica? ¿por qué los aportantes siempre son millonarios que lo hacen desde las sombras y nunca se intenta abrir al verdadero hincha que hace continuos esfuerzos? ¿por qué no se abre un fondo con la única intención de pagar los intereses que destruyen cualquier política económica y que impide una gestión viable? La salución mágica pasa por recaudar más y prestar menos servicios, o sea recaer sobre el bolsillo del socio y sus derechos sin preocuparse por los verdaderos delincuentes y quienes tuvieron una pésima gestión (mínimamente si van a matar al bolsillo del socio, suspendan a quienes provocaron esta situación hasta que se arregle).

Lo primero que se puede asegurar es que se apuntó a la credibilidad y el crédito (el mismo que nos tiene destrozados pero que pareciera fundamental) pero en ningún momento aparecieron los famosos ¨inversionistas amigos¨ capaces de levantar la gestión. Se está intentando ser más prolijos, que cierren un poco mejor los números, no gastar tanta plata (lamentablemente siguen habiendo agujeros negros sobre los que pocos quieren hablar, empezando por la barra, pagos a periodistas...) y recaudar como sea. La pregunta es si con esto está bien y alcanza o hay que buscar soluciones más audaces (no por lo ¨locas¨ sino por romper con el modelo de gestión impuesto en el fútbol argentino).

Por Charro.

miércoles, 24 de diciembre de 2014

Volvieron las copas y las Noches Buenas


Noche Buena... noche de paz, noche de amor... felicidad para toda la familia...

Por fin podemos decir que este ha sido un año extraordinario y que realmente disfrutamos de muchas jornadas de felicidad plena. Ahora que se está terminando el 2014, es una buena ocasión para recordarlo, para pensar en lo que sucedió en el año y como se llegó a este momento. Nada mejor que una Noche Buena para pasarla en familia, brindar, disfrutar y pensar en todas las cosas buenas que están por venir (Emiliano dixit).
Un árbol navideño a la medida de todos los hinchas millonarios

Para River Plate ha sido un gran año desde lo deportivo, un año difícil desde lo económico/social y auspicioso desde lo institucional. Ojalá acentuemos las cosas buenas que fueron pasando y logremos mejorar los aspectos que deben estar mejor. Hay que aprovechar el envión que da el resultado deportivo y apuntar al levantamiento general del club.

Pidamos por otro año feliz...

Hay que lograr que la familia pueda volver al club y a la cancha y mantener vivo el sueño de quienes fundaron el club. El desafío aún es arduo pero ya se empezaron a dar los primeros y más difíciles pasos. Recordemos los momentos complicados para esforzarnos en seguir por este rumbo.
Un año feliz y con salud...

El deseo de este blog para todos quienes nos acompañan y quienes comparten este sentimiento por River Plate es que tengan una muy feliz Navidad y que podamos seguir pensando y ayudando en el crecimiento de nuestro querido River Plate y en la felicidad de todos nosotros.
Que el próximo año venga acompañado por más copas y grandes títulos

Salud para todos!!! y a brindar por más copas y más noches buenas.
Es la hora de levantar las copas y sonreír...
Por los Sobrios del Hormigón.

martes, 23 de diciembre de 2014

El campeonato económico... recaudar y recaudar

El balance se debe mirar con lupa y sincerar la discusión para enriquecer a la gestión

Esta noche habrá una reunión de la Asamblea para aprobar el balance 2013-14, el cual arrojó un pasivo de 615 millones de pesos. Hay distintas opiniones sobre el nuevo balance presentado y según el tesorero del club, Andrés Ballota, esta es una forma de ¨sincerar¨ la deuda y la situación económica del club. En estos momentos recuerdo la opinión de Enrique acerca de los balances (mención que me hacía cada vez que salían números con grandes ganancias); él dice que no sirven para nada, que son simples números que se acomodan  y dibujan según la necesidad del momento, lo importante es como se va llevando la gestión. Es imposible negar que los números suelen ser manipulados para contar la historia a gusto de quien hace el balance (fue vergonzoso haber escuchado durante una década y media acerca de balances positivos cuando el club se iba cayendo a pedazos) pero también es cierto que de él se pueden sacar algunas lecturas importantes y además suelen ser un buen punto de partida para apoyarnos a la hora de ver que nos estuvieron mintiendo o diciendo la verdad (es cierto que puede ser un poco tarde pero al menos sirve para reconocer errores). La principal enseñanza que nos dejaron los balances de los últimos 15 años es que hubo una connivencia entre muchos poderes para lograr uno de los saqueos más importantes de este país (sin contar que muchos de ellos hoy están en el gobierno camuflando o escondiendo su pasado). 

Saber cuanto hay de verdadero en un balance es muy complicado pero para ello hay una CD que discute los números (en nuestro club es obvio que será aprobado por la enorme mayoría que tiene el oficialismo) y donde la oposición podría mostrar opiniones contrarias o al menos mostrar las cosas que en su opinión no son verdaderas, luego hay una Comisión Fiscalizadora que debe aprobar (para apoyar y dejar tranquilo al socio), luego está la Asamblea de Socios con un número más amplio de socios para emitir su opinión (más allá de que nuevamente es muy difícil que no se apruebe por la amplia mayoría oficialista) y finalmente hay estamentos como la IGJ para rechazar los balances que de tan dibujados, terminan siendo ilegales.

Este balance no será una excepción. Obviamente será aprobado y la única sorpresa a la que podemos aspirar es a que haya una sana discusión y difusión respecto a esos números, al funcionamiento del club, la verdadera situación económica y finalmente acerca del rumbo que tiene la actual gestión. Para muchos puede ser muy poco importante teniendo en cuenta los logros futbolísticos logrados este año pero la realidad es que fuimos saqueados de la forma más alevosa mientras se conseguían los logros más importantes de nuestra historia futbolísticas y esto fue tan vertiginoso que ni siquiera fue detenido en nustros momentos más desastrosos.

De la actual gestión (la cual acaba de cumplir su primer año) se puede decir que tuvo la oportunidad casi única y aliviadora de poder recaudar como nunca gracias a sus logros deportivos y algunas iniciativas muy interesantes. Han buscado varias formas inteligentes de reacaudar más y al mismo tiempo encontraron formas muy injustas para exprimir los bolsillos de los socios y en algún caso cercano a lo ilegal.

El logro de la Sudamericana (un peligroso antecedente a la hora de entender cuales serán las futuras prioridades deportivas) y el campeonato local en menor medida, permitieron recaudaciones extraordinarias además suculentos premios y las posibilidades de jugar por nuevas copas que pueden tener un valor deportivo relativo pero que la prensa y la estupidez del hincha permitieron que pasen a ser fundamentales para contar supuestos logros deportivos y recaudar varios dólares aliviadores (no hay otra forma de explicar que hoy sea tan importante tener una copa Libertadores que tener un copa Leoz o Master). Junto con estos logros, la actual gestión aprovechó para hacer cenas recaudatorias, medallas y camisetas alusivas, videos que levantaron el ánimo general del hincha... pero también sirvió para impulsar ideas como la tienda virtual del club (una excelente idea para centralizar las ventas y para que no se escapen tantas ventas hacia lo ilegal), la idea de un portal de descuentos que pueda sumar ¨socios diferenciados¨ (aprovechando que se necesita seguir recaudando pero no hay más capacidad para hacer nuevos socios), para naturalizar la estafa de ¨tu lugar en el Monumental¨ (la misma idea por la cual fue maltratado el anterior presidente pero en este caso se mostró como una ¨gran¨ idea) o para mejorar algunos contratos de sponsors (cuyos contratos en varios casos ya están firmados y, a veces, cobrados con anterioridad). Se ha aprovechado para que Adidas saque constantes nuevos modelos de camisetasy para hacer algunos retoques en otros casos.

Más allá de lo deportivo, la visión que tengo viviendo diariamente el club es que hay más participación del socio (obviamente se ven caras muchísimo más contentas gracias a los logros futbolísticos) pero al mismo tiempo queda claro que la idea de la gestión está apuntada al hincha de fútbol y no al socio. Esta administración llegó al poder gracias al socio de la cancha y por eso ahora quiere profundizar esta idea. Es mucho más fácil mentirle a una persona que ve solo los resultados deportivos que a uno que va diariamente al club. La excelente idea de ¨Somos River¨ está ejecutada en muchos casos maliciosamente porque sea ha priorizado a este nuevo ¨socio¨ por sobre el socio de toda la vida y que paga otros montos. Un socio hoy tiene que pagar un mínimo de $ 300 (más los gastos dentro del club para hacer algún deporte, estacionar el auto, guardar su ropa, pileta y demás ¨lujos¨) además de un abono (que este año se acercará a un mínimo de mil pesos) y si no le alcanza la plata para hacerlo, no tiene otra alternativa que ¨pelear¨ en cada partido por esos pocos lugares que queden en el Monumental con todos los nuevos socios de ¨Somos River¨ (que pagan $ 65 y cuyo principal incentivo es ir a la cancha).

Esta política y gestión se ha preocupado por ¨ordenar¨ los números sin mirar el ¨cómo¨ y no parece que haya muchos dispuestos a discutirlo. Creo que nadie puede negar la necesidad de hacer que los números sean viables y de terminar con las pérdidas constantes que desangran al club pero también debe reconocerse los derechos de los socios (eso que tanto molesta al presidente cuando algún osado socio se lo menciona). Hay muchas cosas por hacer (que en muchísimos casos no implican gastos monetarios) pero por distintos motivos no se hacen (empezando porque hay muchos parásitos dispuestos a cuidar su quintita o que están celosos de su espacio de poder).

Hay muchas discusiones que surgen a raíz de un balance, sería bueno que se llegarán a emitir y enriquecer así un gestión en lugar de silenciar y esconder la realidad con pseudo periodistas o el accionar de patotas o prácticas para nada sanas de la política. Hay pocas cosas más dañinas que el silencio y la falta de discusión con argumentos.

Por Charro.

domingo, 21 de diciembre de 2014

La danza de siempre con expectativas diferentes

Gallardo deberá volver a demostrar su capacidad de mando y elección de jugadores...

Creo que ya nos estábamos acercando a los 10 años sin un equipo claramente competitivo y de alta calidad. Salvo el campeón de 2008 con algunas figuras sobresalientes que marcaban la diferencia (Falcao y Alexis Sanchez, algunos momentos de Ortega y Buonnanotte; una defensa y esquema cerrados con un DT como Simeone) no hubo un equipo con el cual identificarse o alegrarse. Durante todos estos años hemos visto en el último mes del año y primeros meses del siguiente una danza interminable de nombres que empiezan con lo más rutilante del mercado, sigue con los ex jugadores inalcanzables, con la vuelta de algún jugador que en realidad no quiere volver y siempre tiene la excusa justa para quedarse en otro equipo, luego perdemos los jugadores que nadie sabe si serán refuerzos o apuestas para no quedarse con las manos vacías y sin entrar en algún negociado con algún representante y finalmente se termina trayendo a cualquier personaje que tiene contrato por uno o dos años pero que no llega a jugar más de una decena de partidos (esto sin mencionar las ¨apuestas¨ de pibes que ¨venden¨ como grandes incorporaciones pero no llegan a primera división).

Esta maldita costumbre fue la constante de la última década y pico pero por primera vez nos encontramos con una característica muy diferente. Hasta ahora se vendían las figuras y se terminaba trayendo a cualquier medio pelo, esta vez hay un claro equipo titular que no tiene enormes figuras pero que tampoco tiene puntos bajos; por fin llegamos a armar un plantel competitivo que puede pelear según la historia de nuestro club lo exige. Por primera vez en años no hay que pensar en reforzar un puesto sino en encontrar al jugador que potencie a los titulares, que sirva para no bajar el nivel cuando no pueda estar el titular y solo hay que buscar jugadores que se complementen con los actuales jugadores. Cambiaron mucho las condiciones de mercado y negociación pero aún estamos lejísimo del ideal o ventajoso. El inconveniente sigue siendo que no hay plata como para traer los jugadores necesarios y que posiblemente habrá que vender algún jugador.

Con estas condiciones y la ventaja de haber ganado varios títulos o la desventaja de que el hincha millonario volvió a sus raíces y se ha vuelto nuevamente exigente, el nuevo mercado de pases será una nueva prueba para esta gestión. En el primer mercado de pases real de esta gestión priorizaron lo económico sobre lo deportivo (el ya tristemente famoso ganar el campeonato económico) y terminó saliendoles bastante bien (se ganó una copa internacional vengando y eliminando a los bosteros y se debió regalar sobre el final un campeonato nacional). Ahora tendrán la obligación de volver a actuar, mostrar resultados y demostrar que no siguen con las políticas del pasado (malgastar plata en infinidad de jugadores que no valen lo que se paga, no comprar jugadores de calidad o hacer soñar al hincha con jugadores que en realidad no están en condiciones de volver).
La imagen que dejó en los últimos años Aimar fue opuesta a la que vimos en sus inicios

Ante esta situación me asombra la postura de algunos amigos que están enceguecidos y fanatizados en determinadas posturas sin importar de quienes estemos hablando o sin esperar los tiempos mínimos para emitir una opinión. Con la misma soltura se puede hablar de darle oportunidad a los ¨pibes¨ y no traer ¨ancianos¨ como hablar de reemplazar a los ¨muertos que no meten goles¨ para traer a jugadores que meten goles en Olimpo, Belgrano, GELP o cualquier equipo chico a precios estratosféricos.

Así como salir campeones era una sana costumbre a la que se debió volver, traer jugadores de calidad probada y hacer algunas apuestas con sustentos deberá ser un nuevo aprendizaje. Recordar como se forman los grupos campeones (como el actual plantel también es una obligación). El actual Milito de Racing está a años luz del goleador del Calcio y múltiple campeón (incluso estuvo lejos de Bou) pero fue fundamental a la hora de ordenar el vestuario, de dar cierta mística al plantel y de acaparar las críticas. Los líderes son fundamentales y están siendo demasiado poco valorados a la hora de buscarlos. 

Es cierto que Aimar, D´Alessandro y Saviola tienen una historia de demasiadas desilusiones y heridas que reaparecen cada vez que se los nombra pero eso no implica que puedan ser beneficiosas sus vueltas (como también podrían llegar a ser las de Demichelis, Beluschi y Gonzalez). Es obvio que no pueden venir todos juntos y armar el equipo de veteranos (más teniendo en cuenta la filosofía agresiva de juego mostrada por Gallardo), ni que ninguno de estos jugará si no está en las mejores condiciones para hacerlo (el Muñeco prefirió poner a un debutante antes que a Cirigliano o Cavenaghi debió jugar unos partidos en reserva antes de poder entrar al Monumental). También es cierto que varias de estas ¨estrellas¨ estan muy apagadas o en su ocaso y que la mayoría los ve como aquellas estrellas que comenzaban a brillar. Justamente esa es la tarea de Francescoli como asesor y de Gallardo como entrenador (la de ver si realmente están en condiciones de brindarle algo positivo al plantel), por esta razón Aimar habló con Gallardo (que no estaba muy entusiasmado) y decidieron que haga la pretemporada (lo cual no implica que jugará). La realidad es que Pisculichi es un jugador fundamental en este esquema y no tiene un reemplazo (el único jugador que puede hacer su trabajo es Tomás Martinez y aún está muy lejos de poder cumplirlo correctamente), lo cual implicará que alguien deba llegar (ojalá Aimar este en condiciones de hacerlo en algunos partidos; más que un deseo por el recuerdo de aquel pibe que nos dio varias alegrías, lo pienso por el poco costo que podría tener para el club).

Veremos que nos depara este mercado de pases además de muchos nombres sin sentido. Ya quedaron atrás varios nombres (tirados sin conocer la actualidad del jugador) y ahora le toca a la segunda tanda de nombres. La realidad es que el Muñeco espera reforzar los laterales tanto en defensa como en el medio (no tiene suplentes en ninguno de esos puestos) y también espera algún delantero y armador (además hay que tener en cuenta que varios de los pibes no harán la pretemporada, algo fundamental para el Muñeco, y tampoco estarán sobre el final del primer semestre si Argentina clasifica al Mundial sub20). Ojalá se puedan comprar 4 o 5 jugadores de verdadero nivel que permitan hablar en 2015 de un plantel con relevos interesantes.

Por Charro.

lunes, 15 de diciembre de 2014

Regalo navideño. La frutillita es para un nieto

Un buen pase de Ponzio, un golazo de Sanchez...

Un título nacional no se desprecia ni se entrega, aprendizaje que todavía no absorbimos en esta última década. River Plate volverá a ser River Plate el día que no deba regalar jugadores, entregar calidad porque no lo puede mantener y cuando no deba elegir el mal menor. La realidad es que River Plate regaló este torneo pero también es cierto que hubo otro plantel inteligente y con personalidad para aprovechar lo que recibió. River Plate nunca pudo sacar la diferencia necesaria y se encontró con un inesperado rival que no perdió en la segunda mitad del torneo y apenas regaló 2 puntos.

Al principio del semestre hubo varias sorpresas y luego se bailó como se pudo. Nadie imaginó que el plantel obtendría tan buenos resultados inmediatos ante el cambio de cuerpo técnico ni que se alcanzaría un nivel superlativo que llevaría a que todos imaginarán que se podía ganar todo. La dirigencia quería un semestre de transición luego de tener un título y luego podría diagramar con el nuevo cuerpo técnico que puestos reforzar; el cuerpo técnico esperaba que encontrar el equipo lo más rápido posible (le llevó apenas 2 fechas) y que el plantel absorbiera la idea futbolística lo antes posible (se consiguió en la primera semana). La planificación del Muñeco funcionó bien hasta que se juntaron los partidos debido a las suspensiones, lluvias, partidos internacionales que mermaron el plantel, y alguna lesión menor sumada a la de Kranevitter.
La pelota cruzará todo el área y se clavará en el ángulo superior

Todos nos quejamos por haber ¨entregado¨ el partido ante Racing pero solo el Muñeco conoce la realidad física, mental y competitiva del plantel. El Muñeco tomó la decisión de jugarse a sacar 4 puntos como mínimo ante ELP y Olimpo de local para luego jugar contra Rosita por la copa y en el medio poner suplentes en Avellaneda ante Racing. El físico y la ausencia de algunas piezas claves que debieron viajar con sus selecciones provocó que solo se consiguiera 1 punto. La pregunta que quedará para otro posteo es si debió cambiar la idea y planificación original (aunque sea poniendo titulares en el banco para tener 3 jugadores determinantes en la última media hora en Avellaneda) o si hizo bien en jugársela solo por un torneo (con el resultado puesto tal vez la respuesta pueda ser confusa).

De lo que estoy seguro es que los dirigentes dirán que no tenían plata para reforzar el equipo y que había otras prioridades, el cuerpo técnico dirá que no hubo recambio adecuado y se la jugó como mejor pudo, los jugadores dirán que siempre quisieron jugar y los hinchas diremos que no se puede rifar un campeonato; lo malo de todo esto es que todos tenemos razón y que cada uno parte de una verdad casi irrefutable. Las circunstancias hicieron que cada uno tuviera que elegir el mal menor, una vez más somos víctimas de las circunstancias y no podemos hacer lo que queríamos y debíamos hacer.
Otro partido ganado con personalidad...

Lo importante de todo esto, más allá del sabor agridulce (el haber sido los mejores en buena parte del torneo y no haber sido los campeones pero al mismo tiempo sentir la alegría por un título internacional habiendo eliminado a Rosita), es que estamos bien parados deportivamente de cara al futuro. Habrá que esperar la explosión de alguno de los pibes (que de una buena vez empiecen a hacer goles y ser protagonistas), encontrar unos buenos refuerzos, rogar que no se vayan piezas claves y que ninguno baje su nivel. Este plantel tiene el fuego sagrado y un cuerpo técnico que les exige en todo momento.

Este plantel jugó su último partido con la exigencia de ganar sin importarle el resultado de la otra cancha (recién cuando Sanchez hizo el gol preguntaron como iba el otro partido), buscó el resultado por más dificultades que tuvieron (Teo se lesionó en el entrenamiento del viernes y Mercado en el precalentamiento), QAC se defendió con uñas y dientes pero no supo como atacar y River Plate es una gran fuerza de voluntad y empuje pero ya no tiene la frescura del principio del torneo. El Muñeco los empujó para que dieran la última gota, el último sacrificio para obtener el resultado final y el plantel respondió. Costó mucho porque los rivales ya no se sorprenden y River Plate no puede presionar con tanta intensidad. La defensa encontró un líder que barre y anticipa todos los peligros (el nivel de Pezzella es el que todos soñaban cuando jugaba en inferiores), FM6 muestra mucha firmeza (aunque a veces comete errores importantes) y ellos sumados a los laterales logran empujar al equipo hacia adelante. Lamentablemente Solari tuvo un pésimo semestre (no encuentra la personalidad para asumir la responsabilidad) y no pudo ser confiable. Ponzio se reencontró con los atributos que lo convierten en un 5 digno de la banda roja (volvió a recuperar muchas pelotas y se equivocó poco cuando la tuvo que pasar) y pudo jugar bien con Sanchez y Rojas (ambos mantienen una entrega envidiable pero ya no logran ser tan finos con el balón, probablemente les hará muy bien el descanso). El uruguayo estuvo muy disperso y hasta discutió con sus compañeros pero fue el autor de un golazo, lo cual vuelve a mostrar la importancia que tiene en este plantel. Arriba Pisculichi volvió a ser letal con su pegada magistral e intentó ser el conductor pero le costó conectarse con el resto del equipo. Cavenaghi estuvo perdido (tocó la pelota de espaldas al arco rival y más cerca del mediocampo que del área rival) y Mora corrió pero tampoco hizo mucho aporte.

Es una lástima no haberle puesto la frutillita a este año/semestre extraordinario pero también es cierto que todas las experiencias sirven para mejorar. Se cierra el 2014 y pronto empezará un nuevo año con muchas competencias. Habrá que reafirmar el camino y volver a demostrar el nivel, para eso se necesitarán varios refuerzos...

Por Charro.

domingo, 14 de diciembre de 2014

Reencuentros y festejos

La fiesta como debe ser...

Este ha sido un fin de año especial y esperemos que todavía nos depare más alegrías. Era muy habitual terminar el año cantando ¨ya se acerca Noche Buena, ya se acerca Navidad; los bosteros están llorando, el campeón es su papá¨. Por alguna extraña razón la mayoría de los títulos por semestre se dieron a fin de año y nos permitía terminar el año festejando.

Así como en el semestre pasado nos fuimos encontrando con la felicidad de ir al Monumental sabiendo que íbamos a ganar, que el equipo volvía a demostrar superioridad y que salía convencido de vencer al rival de turno (convencimiento que nos transmitía a los hinchas y a los rivales); también nos regaló el reencuentro con esas tardes de gloria en que llegábamos al Monumental preparados para festejar un nuevo título. Retomar esos recuerdos, reencontrarnos con esas tardes de felicidad, amigarnos con el River Plate del pasado, ver a una nueva generación de hinchas que podía festejar la grandeza y que no debía sufrir por las derrotas fueron algunas de las cosas que fuimos recuperando con Ramón.
La vuelta olímpica moderna...

En este semestre el Muñeco nos dio algo más importante y que parecía muchísimo más complicado de conseguir (especialmente porque eso depende de la calidad de los jugadores y la dirigencia no quiso comprarlos), nos devolvió el orgullo por el juego que se despliega en la cancha sin ceder por ello el resultado final. La superioridad que demostró durante uno o 2 meses fue tan apabullante y tan placentero de ver que significó el verdadero reencuentro del hincha con su historia, un recuerdo que guardábamos los hinchas maduros (?) y que los más jóvenes escuchaban pero no conocían (casi que nos consideraban un viejos gagas o unos románticos fuera de tiempo).
El gol de Pezzella

El Muñeco pudo haberse equivocado (no muchas veces) pero la mayoría de las decisiones fueron acertadas y muy planificadas, fue claro con el plantel y los jugadores aceptaron el desafío. El sacrificio fue grande, el recorrido fue magnífico y obtener los resultados esperados no era nada fácil. Planificó cada movimiento e intentó ganar todo cuando nadie confiaba en este plantel corto. La realidad es que Ramón nos sacó esa molestia y enojo que teníamos por no vernos campeones y el Muñeco logró ponernos la sonrisa permanente en la cara. Ver la envidia en hinchas de otros equipos o hinchas que nos felicitaban, disfrutar de resultados asombrosos (tanto por goleadas como por dar vuelta resultados) nos fue llenando de alegría.

Así como entregar un campeonato nos molestó, también hay que decir que eliminar a los bosteros tuvo el sabor a revancha y reivindicación, tuvo sabor a dar vuelta la taba; ese es el momento de quiebre, el momento de alegría en el corazón, el cual se sella con el título sudamericano; una alegría que no tiene límites.
El gol de Mercado

Este plantel tiene una ventaja, despierta la misma confiabilidad que despertaba el equipo del 86 y del 96, esa seguridad que tendrán que golpearlo varias veces para derrotarlo. No es casual que se esten haciendo tantas fiestas en el club, el socio vuelve a tener felicidad y se ven las sonrisas en el anillo, vuelve a haber vida. La fiesta del atletismo, la entrega de premios para las 26 actividades deportivas, la carrera de 3 y 10 km (a pesar de ser carísima tuvo 13,5 mil inscriptos), el evento de gimnasia artística, la cena con fines benéficos que hizo la Fundación River... todos han tenido su fiesta. El club, el socio y el hincha vuelven a sonreír e hinchar su pecho.

No es casual que los hinchas batan récords de ventas de camisetas (ya se están pasando con la cantidad de nuevos modelos, a los que se suman las ediciones especiales por los títulos obtenidos), para participar de una carrera (que tenía el incentivo de entrar a la pista de atletismo del Monumental y poder sacarse la foto) o cuando se festeja el día del hincha (obviamente no somos como los bosteros que mediatizan todo, el hincha millonario simplemente se junta en un punto y llega al Monumental para festejar), el hincha está esperando reencontrarse con las fiestas y los festejos. Fue hermoso ver los fuegos artificiales (sería bueno esperar a que terminara el partido y no hacerlo previamente), volver a tener una pantalla (es digna del estadio que tenemos) para ver el partido (acertaron en poner un reloj junto a las imágenes, debería ser un poco más chico que pero al menos ahora nadie tendrá que buscar un reloj), una vuelta olímpica sin intrusos (aunque es alevosa la cantidad de periodistas y seguridad) y con la buena idea de que den la vuelta olímpica sobre un micro y con pantallas a los costados.
La fiesta de la tribuna

Este año quedará en el recuerdo de todos los hinchas (sin saber aún el resultado de esta tarde) y esperemos que los dirigentes no desaprovechen este envión y el haberse encontrado con un montón de respuestas que tal vez no conocían.
El gol...

Salud al gran pueblo millonario!!! Salud en una fecha que está en nuestra memoria y que sellamos una de las páginas más gloriosas.

Por Charro.

jueves, 11 de diciembre de 2014

RIVER CAMPEÓN!!!! total normalidad...

Un momento glorioso para este gran grupo. Un orgullo.

Primero hay que saber sufrir, después amar y al fin disfrutar sin pensamientos. Un resumen de los últimos años, un resumen de la vida millonaria. La mayoría de las veces no nos alcanza con ser el mejor, también hay que marcar la diferencia, hay que marcar un camino. Nosotros cada tanto nos apartamos de ese camino y luego lo sufrimos por años. Este River Plate terminó de retornar al camino futbolístico; Almeyda nos devolvió la pasión, Ramón la mentalidad ganadora, Gallardo el gusto por el buen juego y entre todos, recrearon la mística y la personalidad ganadora. Para los hinchas que vivimos tantos días de gloria y el último período oscuro, este título arma un cicatriz sobre ese dolor y nos devuelve la felicidad que nos habían robado, sentimos que River Plate vuelve a ser River Plate al menos desde lo deportivo por más que aún falta mucho trabajo para volver a ser quienes éramos.
El festejo en el micro especial. Una vuelta olímpica con pantalla incluída y los jugadores como centro del agradecimiento

Llegar a este título no fue fácil. Primero se jugó ante un Godoy Cruz con ofensivo, luego un duro Libertad que no supo cerrar su partido de local y sufrió el fortalecimiento de River Plate, se siguió con un durísimo ELP al que se le ganó ambos partidos (a un costo altísimo desde lo físico y lo mental), otro escalón durísimo fue el de Rosita (no porque hayan sido buenos rivales sino por todo lo que había alrededor, una enorme venta de humo periodística y la exigencia absoluta del hincha) y se terminó con un muy buen equipo para la final (con un buen empate en Colombia y un duro 2 a 0 de local). Una copa invicta (8 victorias y 2 empates de visitante) y la autoridad en cada partido (el partido increíble en Paraguay, el gol al último minuto en Mendoza, los partidos dados vuelta ante ELP, la personalidad para no ser llevados por delante de visitante en semifinal y final y para ganarlos de local).
Se corona un largo trabajo, empieza el festejo...

Atlético Nacional es un equipo que sabe mucho con la pelota y al que no se le puede dar libertad porque tienen capacidad para hacer lo que quieren con el balón. Laterales eléctricos, mediocampistas y defensores que salen jugando y con toques rápidos, un equipo al que hay que robarle el balón. River Plate jugó muy bien pero además fue inteligente. Lo presionó, le jugó rápido, raspó, fue duro y no lo dejó sentirse cómodo. Por momentos lograron imponer su juego (especialmente al final del primer tiempo) pero también sufrieron mucho en su arco (el arquero fue la figura) y luego de los goles no lograron romper el cerco defensivo millonario.
El Monumental antes de salir el equipo

La virtud de este River Plate fue la adaptación a las necesidades, la inteligencia al plantearse los partidos y la entrega de cada jugador a ese planteo. Había que ser duro para no dejar que el rival juegue tranquilo, Ponzio jugó un enorme partido impidiendo que el 10 jugara a placer, Vangioni y FM6 se tiraron a los pies de quienes querían ganar por velocidad mientras Mercado intentaba ganar con el cuerpo y Pezzella se convertía en la rueda de auxilio (al margen de sacar de cabeza todo lo que aparecía. Desde lo defensivo se hizo todo lo que se podía pero eso no impidió que Barovero volviera a ser figuar con un par de intervenciones estupendas (la que sacó con un pie a puro reflejo quedará en la memoria de todos los hinchas que estábamos en la Centenario y en ese sector de la San Martin), en este año se mostró mucho más vulnerable y humano pero tuvo atajadas salvadoras y ganadoras de partido en muchísimas ocasiones.
El festejo fue en todo el país llenando todos los lugares. Un desahogo para el hincha, una verdadera alegría

Desde el primer partido del año en la bostanera, este plantel dio un salto de calidad gigantesco, empezaron a creer en ellos mismos y semana a semana multiplicaron sus seguridades y fueron adquiriendo tanta personalidad que hoy hay varios que podrían ser líderes en cualquier equipo. Pezzella se convirtió en el jugador líder que prometía en inferiores, FM6 dejó de ser el jugador casi colgado y que apenas jugaba por las cagadas que se mandaba y la salida sucia que le daba al equipo para convertirse en la primera salida del equipo, Mercado dejó de ser el defensor bonachón que podía subir cada tanto a tirar un centro para ser un marcador duro que acompaña al mediocampista para llegar a la línea de fondo rival, Vangioni cada vez mejora en la marca y ya no deja grandes huecos cuando sube. Ni hablar de los primeros partidos de Maidana en este semestre, fue quien mostró el camino (especialmente a Pezzella) y fue el primero en mostrar el liderazgo a partir de la seguridad del juego. El crecimiento de esta defensa (con muchos pibes, porque no hay que olvidar a Balanta y Mammana que tienen esa misma capacidad de liderazgo y seguridad) cubre la famosa falta (fundamental en los torneos internacionales) de gente que habla con el árbitro y que no permite que los lleven por delante. En estos partidos fundamentales (semifinal y final), Ponzio volvió a mostrar sus virtudes (mucha personalidad y entrega para cortar el juego rival y sacar del partido al rival más peligroso) y logró minimizar sus defectos. Sanchez volvió con la cabeza gacha pero se ganó al hincha rapidamente, Rojas agregó a su juego (animándose a hacer lo que necesitaba Gallardo) de rueda de auxilio la picardía y capacidad de desborde o de juntarse para generar juego. Ante la ida de Carbonero, Lanzini y Ledesma, pocos creían que este equipo pudiera hacer algo similar a lo logrado en el semestre pasado, sin embargo, la aparición de Sanchez, Pisculichi y Kranevitter permitieron que se subiera el nivel del conjunto porque el resto de los jugadores también crecieron. Pisculichi volvió a aparecer en la difícil (2 grandes centros. Pezzella comentó que se juntaron él, Mercado y Pisculichi en el entretiempo para hablar de un punto ciego en los centros al área; arreglaron que FM6 fuera hacia ese punto para cortinar la subida de Pezzella o Mercado. Salió a la perfección), Rojas y Sanchez fueron la salida y el tapón por los laterales, Mora entregó todo lo que tenía (molesto y rápido entre los defensores rivales) y Teo volvió a generar peligro (no pudo convertir en ninguna de las chances creadas pero volvió a ser el generador de espacios y errores rivales). Un gran equipo (sin mucho recambio) que fue creciendo hasta convertirse en un equipo lujoso a veces, un equipo cerrado en otras, un equipo de muchísima personalidad como para dar vuelta resultados o jugar en lugares muy jodidos, un equipo inteligente y compacto que puso lo que era necesario en cada partido.
El comienzo del delirio. Gol de Mercado y empieza el festejo

La pegada de Pisculichi es el milagro del semestre (12 asistencias) pero además cada jugador dio un plus para convertirse en los grandes merecedores de este título. Es un plantel maduro, fortalecido ante la adversidad (la salida del entrenador, la salida de sus figuras, la exigencia de los hinchas...), unido e inteligente. ¿Qué más podemos pedir?

Jugadores y cuerpo técnico; gracias por esta alegría!!!!

Por Charro.

domingo, 7 de diciembre de 2014

10k de River Plate

Mañana miles de hinchas estarán juntos en otra fiesta del club

Finalmente mañana se realizarán los 10 y 3 k de River Plate. La fecha se fue atrasando (el año pasado se hizo para el cumpleaños del club, se intentó hacer para el día del socio, luego se pensó para noviembre y finalmente se eligió esta fecha aprovechando el feriado) supongo que por la lógica dificultad de una nueva administración. Así como el año pasado se habían cometido errores, este año se vuelven a cometer los mismos errores y sería interesante saber si esto se debe a un contrato previo, por no aprender de los errores, por una simple mala costumbre de no complementarse todos los sectores del club o por una cuestión que va más allá de todo esto.

El año pasado se realizó la carrera pero toda la organización se la cedió (a través de un contrato y cediendo los beneficios de la carrera) a una empresa que suele estar acostumbrada a organizar carreras todos los fines de semana, tiene la infraestructura y el conocimiento para que todo salga bien pero al mismo tiempo se le dio el beneficio de llevarse las ganancias (los resultados económicos de este tipo de eventos deberían ser publicados en la web). No tengo idea si el contrato es el mismo (tal vez se firmó por 2 años o simplemente por falta de experiencia se prefirió realizar de la misma manera) pero de lo que sí estoy seguro es que el club podría aprovechar mejor los sponsors que tiene.

Para empezar la empresa organizadora tiene contrato con Gatorade (que auspicia a los bosteros, por eso hicieron mucho ruido antes, durante y después de los 12 k en la bostanera, aprovecharon para publicitar el evento y los resultados por todos lados) mientras que River Plate tiene con Coca Cola (o sea con powerade), razón por la cual supongo que Gatorade prestará el servicio pero no podrá publicitarlo (imagino que el contrato de Coca Cola debe impedirlo). Lo mismo debe pasar con el agua mineral (Coca Cola tiene su marca y el club de corredores debe usar otra marca) y con los demás productos (de hecho, por lo que me mostraron del kit de la carrera, no hay mención del club de corredores ni tampoco los regalos de los auspiciantes que prometían en la publicidad previa a la entrega del kit). Ni hablar de la remera escogida. Mientras los bosteros tenían una remera (creo que era de Nike, su proveedor oficial) azul con una franja amarilla en el frente, nosotros tenemos una remera blanca de pésima calidad (que ni siquiera es de Adidas) y que no tiene la banda.
Nada como correr una vez en la pista del Monumental, ver las tribunas y ser protagonista. Ideal sería tener el aliento...

La carrera debería ser una fiesta familiar (algo que se está intentando hacer y para lo cual se pone mucho empeño) pero organizada en conjunto por todo el club y por todos los sectores afectados. En este caso solo está participando RR.PP y se dejó afuera al departamento físico, a atletismo y ni hablar del equipo de running. Teniendo la cantidad de sponsors que tiene el club (Adidas organiza maratones y es esponsor de las maratones de la ciudad, tiene equipos de entrenamiento y podrían hacer remeras que podría cobrarle al club a un precio especial y venderlas en su negocio luego de la carrera, Coca Cola podría poner la bebida energizante y el agua, Andesmar y Aerolíneas podrían organizar traer contingentes y junto con Frávega, Netshoes y BBVA podrían participar con los sorteos) y todo esto sin contar que debe haber decenas de empresas interesadas en participar de un evento así. Hay carreras que tienen muy buenos premios y que tientan a quienes gustan correr, nadie podría igualar a River Plate pero nosotros le cedemos los derechos a otra empresa. Es algo tan habitual que el vicepresidente organiza la una carrera todos los años (la carrera de Makro) y el presidente corrió el año pasado la carrera del club.

Es bueno que se haga (casi todos los clubes tienen su carrera y la mayoría está teniendo equipos de running aprovechando el auge de la disciplina) pero sería mucho mejor aprovechar lo que potencialmente se podría lograr. El club ya tiene un equipo de running (que aún no vi competir con su vestimenta en ninguna carrera) y sería muy bueno que quienes organizan la carrera mencionen que en el club se puede practicar y entrenar en el Monumental con los profesores encargados para dicha actividad (no solamente para convertirse en corredores sino también como una actividad beneficiosa para la salud). Las remeras de esta competencia (espero que no pase lo mismo con las del equipo de running) son tan malas que no se las ve en otras carreras (quienes corren necesitan buenas remeras para no verse perjudicados).

Son tantos los participantes de esta actividad (semanalmente hay más de 10 mil personas compitiendo) que es una lástima no aprovechar el potencial de organizar un evento así (no solamente por la ganancia económica sino también por la fiesta familiar y deportiva que el club se merece). Un buen ejemplo de cosas que se piensan en otros países (aunque sería casi imposible acá), es lo que se hace en Madrid con el ¨clásicos en running¨ donde se hace una carrera desde la cancha del Atlético al Real y salen cada uno con su camiseta, una interesante y original variante.

Más allá de todas estas críticas, recomendaciones, dudas y esperanzas de que se vaya mejorando en cada nueva ocasión, todos esperamos que mañana se pueda vivir otra mañana de fiesta con miles de hinchas y socios de River Plate unidos por los colores. No dudo que todo será una alegría para el hincha porque la gente disfruta poder entrar y vivir el Monumental desde la pista de atletismo (el año pasado centenares de participantes dejaban de correr para sacarse la foto) sin importar los errores que se puedan cometer.

Por Charro.

jueves, 4 de diciembre de 2014

Una final de alto nivel

El grito de gol... un grito fundamental

Las finales suelen ser partidos muy especiales y de mucho cuidado por todo lo que hay en juego, es difícil mantener un gran nivel y pocas veces se ve a equipos que esten dispuestos a atacar y quedar un poco descuidados atrás. La ley de las finales debe ser ¨cuidate atrás y después vemos como atacamos y hacemos un gol¨ o ¨cuidate de visitante y presioná de local¨. Estos equipos se basan en el control del balón razón por la cual las leyes previas se desmoronaron y ambos equipos intentaron no retrasarse (River Plate no hizo pie en el primer tiempo y Nacional fue superado en el segundo) e intentaron jugar con el balón en su poder. Hace mucho que River Plate no juega una final internacional y esto podría haber jugado en contra pero solo provocó que miles de hinchas viajaran (muchos colombianos quisieron ir pero les prohibieron el ingreso) y obviamente hasta la barra tuvo sus intenciones.
Gran entrega y el reconocimiento de unas 2 mil personas.

El primer tiempo fue para Nacional de Medellín, ganaron el medio, abrieron muy bien a sus volantes, fueron muy inteligentes con el manejo del balón, no dejaron que River Plate tuviera la pelota... un dolor de cabeza. En ese primer tiempo nos salvamos de haber perdido por mayor diferencia, los palos, Barovero tuvo algunos yerros preocupantes pero otras atajadas importantes (en varias tuvo la suerte de corregir un poco la trayectoria y no entró en el arco), los centrales cabeceando o cerrando desesperados como última alternativa (otro excelente partido de Pezzella), los laterales que eran pasados y nadie sabía si entrarían al área o tirarían un peligrosísimo centro, tiros de media distancia... un verdadero dolor de cabeza que llevó al Muñeco a estar con los gritos permanentes para despertar al equipo.
Teo fue fundamental en el segundo tiempo y Kranevitter tuvo algunos minutos de juego después de la seria lesión

El segundo tiempo fue diferente. Teo se atrasó, Solari subió más de lo que Mammana lo había hecho previamente, Ponzio ya no estuvo tan solo y perdido (tuvo una noche para el olvido pero sus compañeros lo dejaron demasiado solo), a Vangioni ya no le ganaban la espalda continuamente, Teo empezó a aguantar la pelota y pudo cederla a los costados (Rojas y especialmente Sanchez tuvieron un pésimo primer tiempo e intentaron participar en el segundo), se empezó a tener la pelota y se dominó el juego (algo que a Nacional no le gusta y con lo que empieza a ser vulnerable). Pisculichi volvió a hacer un golazo (un fuerte remate de larga distancia y de pique al piso) para entrar al corazón de todos los hinchas y a partir de ahí los colombianos quedaron muy incómodos (aunque ambos equipos tuvieron varias chances importantes). El segundo tiempo fue muy intenso y de gran nivel pero se podría decir que quedó muy abierto el resultado para el próximo partido (en el segundo tiempo cualquiera lo pudo ganar porque ambos tuvieron varias chances), incluso dio la posibilidad para el ingreso de Cavenaghi (quisieron que definiera el partido con su experiencia pero apenas tuvo su chance) y de Kranevitter (ayudó a Ponzio en el medio y así se dejó a Nacional casi sin chances).
2 figuras fundamentales y sin recambio en este equipo

Se viene la segunda parte y habrá que jugar con los nervios. El Monumental estará lleno (de la misma forma que Nacional llenó su cancha) y todos esperamos poder festejar ante un complicado rival.

Por Charro.

miércoles, 3 de diciembre de 2014

¿A quién extrañaron?

Nunca se afianzó como titular pero igual festejó algunos goles muy importantes en el primer semestre

Este fue un semestre muy sorpresivo y esto significa que se consiguió muchísimo más de lo que se esperaba. A horas de jugar una nueva final y esperando el último partido del campeonato, es una buena oportunidad para hacer un distendernos y hacer un simple posteo futbolero; para ello voy a aprovechar algo que pasó el domingo pasado en la cancha. Antes de empezar el último partido osé mencionar mi parecer sobre los jugadores que se fueron y casi fui maltratado como los apedreados en plaza pública. El comentario no tenía nada raro pero aparentemente fue muy osado (?) o algo pecaminoso... simplemente dije que el jugador que más estamos extrañando de los que se fueron, termina siendo el Keko Villalba.

Teniendo en cuenta las falencias y rendimientos de quienes reemplazaron a quienes se fueron, pensé que era un comentario que sería rápidamente apoyado pero erré. Teniendo en cuenta que se fueron Chichizola, Ledesma, Lanzini, Carbonero, el Keko y Andrada (casi que podríamos sumar a Balanta que apenas pudo jugar y antes era titular), hubo muchos cambios importantes y podría decirse que hay varios para extrañarse. El problema no fue la opinión sino el nombre elegido (no son muy fanáticos de los pibes del club que no terminan siendo maravillas o minimamente similares a Aimar y Saviola por mencionar a algunos).

En mi opinión, uno de los varios y grandes méritos del Muñeco es haber mantenido el nivel a pesar de las piezas importantes que se le fueron (tan meritorio es que hasta sorprendio a los propios dirigentes). Rapasando un poco podemos decir que Chichizola fue determinante como arquero suplente y en su lugar trajeron a Chiarini, quien atajó en algunos pocos partidos y no tuvo partidos malos ni sufrimos pérdida de puntos por algún error del arquero, por lo cual, puede dolernos más o menos su partida pero no influyó demasiado. El caso de Ledesma es raro; fue pieza fundamental y determinante en el torneo pasado pero al ser reemplazado por otra pieza clave como Kranevitter, su ida tampoco influyó demasiado. Es cierto que tal vez el equipo hubiera vuelto a rendir más con su ingreso al lesionarse Kranevitter pero dificilmente hubiera jugado el pibe si aún estuviera Ledesma. Carbonero es otro caso increíble. Su nivel fue superlativo (especialmente si lo comparamos con lo que había hecho en el semestre anterior) y parecía que sería irreemplazable (especialmente porque las alternativas eran Solari o el Sanchez que habían regalado a México porque era un jugador ¨tonto¨ e intrascendente), parecía que se iba otra pieza clave que sería muy extrañada, sin embargo Sanchez volvió a provocar un milagro (o lo hizo Gallardo) y volvió hecho un jugador diferente. El uruguayo ahora es la pieza más importante del equipo y es ovacionado (el mismo que se fue puteado y que cuando debió volver todos decían que los dirigentes estaban locos). Lanzini iba a ser la pieza más importante e irremplazable para el Muñeco, cuando fue vendido, Gallardo amagó con irse y emitió la única crítica pública contra la dirigencia. Pidió que solo ¨Lanzindane¨ fuera intransferible pero la plata tiene cara de hereje y la dirigencia decidió venderlo porque fue la única oferta aceptable (todos los casos anteriores se fueron por decisión exclusiva del jugador). Lo increíble (especialmente porque fue vendido a días de empezar el nuevo torneo) es que Gallardo volvió a encontrar un excelente reemplazo en Pisculichi y Lanzini tampoco fue extrañado (aunque hubiera sido fundamental contar con 2 jugadores de las características de ellos porque Martinez aún demostró estar muy verde y varios puntos se perdieron por no tener un conductor que pudiera darle al equipo sorpresa y cambio de ritmo). En el caso de Balanta (Gallardo prefirió priorizar los jugadores que hicieron la pretemporada con él y el colombiano perdió el puesto por ello), sorprendió el nivel de FM6 y por eso tampoco fue extraño que Balanta no volviera a ser titular. Solo nos quedan los casos de los delanteros.

En lugar de Villalba y Andrada se promovieron a algunos pibes y regresó Mora. El uruguayo jugó varios aceptables partidos pero cuando faltó ninguno de los pibes pudo hacer algo determinante en el arco rival (salvo en el partido en Paraguay). El nivel de Villalba probablemente aseguraba algunos goles y fundamentalmente tiene una característica que no pudo cumplir ninguno de los jugadores del plantel, es un jugador escurridizo y rápido, tiene cambios de ritmo e inquieta a los defensores. Muchos partidos pedían el ingreso de un jugador rápido y experimentado (el famoso refresco que se aprovecha de los defensores lentos y cansados)  y allí entraron Simeone (que todavía le falta mucho desde lo físico y mental), Boyé (el más chiquilín y que menos capacidad goleadora tiene), Driussi (Gallardo lo ve tan poco goleador que lo intenta reconvertir en mediocampista por derecha o generador de fútbol) o Kaprof (un habilidoso que tampoco es goleador de área). Teniendo en cuenta lo corto que es este plantel y de la imposibilidad de reemplazar a los titulares (digamos que los pocos buenos reemplazos se dan entre los centrales de la defensa, únicos puestos que no se vieron resentidos al faltar el titular) y que veníamos de ser los últimos campeones, me pareció lógico que hubiera jugadores que se extrañen mucho (lo más gracioso de todo es que después de haber sido víctima de todas las bromas existentes, el pobre pibe Boyé recibió una terrible andanada de insultos de parte de mis amigos por la apatía con la que jugó el último partido).

Como siempre se dice, el fútbol es pura opinión y pocas veces hay una única verdad.

Por Charro.

lunes, 1 de diciembre de 2014

Noche de sorpresas y regalos

Una noche especial, otra noche de alegrías

Anoche se vivió otro partido raro pero también se escribió otra página de un gran año y de un plantel que creció muchísimo hasta convertirse en un excelente equipo, un plantel corto que se potenció y que convirtió a jugadores discutidísimos en indiscutidos, a jugadores ¨regalables¨ en indispensables, a jugadores sin alma en jugadores de carácter, un equipo que no ganaba de visitante y se hacía fuerte de local en un equipo todo terreno. De la misma forma se volvió a notar que es un plantel corto y que no encuentra recambio, que se logró dotar a algunos jugadores de una mentalidad ganadora para que rindan al máximo pero no se logró lo mismo de algunos reemplazos. Los jugadores experimentados consiguieron el oportunismo del cambio de ritmo y la inteligencia para saber aplicarlo más el coraje para jugarse al máximo en cada pelota, los pibes volvieron a demostrar que aún están verdes y no logran aprovechar las oportunidades que se le van presentando. Mientras los experimentados saben lo que tienen que hacer, los chicos todavía estan perdidos dentro de la cancha y no consiguen la seguridad y confianza para jugar, a la falta de ¨sopa¨ ya le estan sumando un imperiosa inyección de tranquilidad (fortaleza física y mental, pensar y actuar a la velocidad y fuerza de primera división).

Las tribunas tuvieron varios claros (al margen del hueco por la ubicación de la barra brava que no sabemos si estaban abajo en el playón como el jueves pasado o si directamente no estuvieron en el club, también es cierto que esta vez hubo gente en ese sector), algunos que habrán huido del mal tiempo, otros que habrán preferido esperar y ver por TV una derrota de Racing y otros que habrán dicho que si River Plate le restó importancia al partido anterior y lo regaló, ¿para qué ir a este? Tan claro quedó que faltó gente (las entradas están vendidas), que hasta hubo momentos en que milagrosamente funcionó internet y hasta la policía fue generosa y agilizó el ingreso de la gente.
Un jugador discutido que se convirtió en fundamental y ovacionado

El tiempo no acompañó pero esta dirigencia hizo la presentación que tanto se había demorado y que tanto querían mostrar de la nueva pantalla (el tamaño podría haber sido más grande a pesar de que dicen que es el más grande de América latina pero hay que reconocer que la imagen es buena, esperemos que no lo desaprovechen como hacen con la revista y que con el tiempo pasen mejores cosas, se obtengan buenos ingresos y que sirva para incorporar y unir las actividad del club con el fútbol). Por ahora se vio que estaban haciendo algunas pruebas, se aprovechó para mostrar carteles de los auspiciantes, se mostró el partido (sin repeticiones porque debe estar prohibido), algún video de los ¨logros¨ de somos River y algunas buenas ideas por los 100 goles de Cavenaghi o gritos de gol. Además de la pantalla, también se entregó una merecida plaqueta al Pelado Almeyda (según dijo el Pelado no le habían avisado; una buena sorpresa).

Probablemente muchos habrían dicho que ya estaban hechos en cuanto a sorpresas, incluso diría que los hinchas vimos el partido algo relajados (después de tanta tensión el jueves, parece que queríamos ver ganar al equipo sin poner demasiado gasto emocional (?)), esa relajación que no le permitimos a este equipo, pero también es cierto que este era el último partido de River Plate en el Monumental y valía mucho estar presente.
Se inauguró la nueva pantalla

El partido empezó flojo pero intenso y abierto, River Plate buscaba sin muchas ideas y Banfield presionaba sin llegar demasiado. A River Plate se le hizo complicado porque Ferreyra y Urribarri dan mucha ventaja, Solari no aportaba despliegue, Martinez no se adueñaba del equipo, Cirigliano estaba algo perdido y Driussi no gravitaba; se morían en algunas buenas intenciones pero era imposible doblegar a un equipo intenso y bien parado que salía en velocidad. No pasaba mucho hasta que a pocos minutos del final llegó la sorpresiva jugada de Bertolo que hizo un golazo y dejó a todos preocupados (era importante romper la mala racha que estábamos teniendo en el campeonato).

Para el segundo tiempo el Muñeco leyó que se necesitaba una inyección adelante y se ve que ya tenía decidido hacer unas pruebas. Por un lado ingresó Sanchez (el jugador con más rápida recuperación física según el cuerpo técnico) y probó de 4 a Solari (Mercado jugará recién en 11 días y no tenía muchas necesidades de sacarlo) y por otro lado sacó a Teo (¿para no cansarlo demasiado?) e hizo entrar a Cavenaghi (que necesita minutos de juego). La apuesta le salió bien porque ambos fueron determinantes y llevaron adelante al equipo. El partido se hizo electrizante, mantuvo la intensidad pero se abrió mucho y empezaron a llegar al área rival. El empate fue tan sorpresivo como el gol de Banfield (un tiro de media distancia de Cavenaghi sin demasiada convicción pero que se convirtió en su centésimo gol con la camiseta millonaria) y llegó justo después de una excelente atajada de Barovero en un mano a mano (lo ganó sicológicamente). A los pocos minutos llegó el gol de la victoria con un buen cabezazo de Sanchez (centro pasado de Solari y el uruguayo esperaba por la izquierda) y muchos habrán pensado que ya estaba todo terminado. A partir de ese gol el partido nos dio otra sorpresa, una tonta expulsión de Ferreyra nos dejó con 10 (faltando 30 minutos) y en la siguiente jugada Solari comente un tonto penal. De partido controlado y con el resultado necesario pasamos en un abrir y cerrar de ojos a partido descontrolado, en desventaja y con la necesidad de convertir un gol.
Almeyda recibió una plaqueta y una ovación

Una de las virtudes de este equipo es que no se lo puede dar por muerto nunca. Una buena combinación de Sanchez y Solari terminó en una excelente maniobra del juvenil y el posterior penal (había tenido unos minutos fatales después del penal tonto pero sorpresivamente volvió a resurgir con esta buena jugada individual). Cavenaghi lo convirtió al penal y así permitió que todos festejáramos una victoria y su gol 101.

Era difícil soñar con levantar este partido luego de errores tan tontos, era difícil pronosticar 2 goles de Cavenaghi después de tanto tiempo inactivo y era difícil esperar que el equipo siguiera concentrado y con tanta entrega después de un partido tan complejo como el superclásico del jueves. Ahora el equipo se vuelve a concentrar y habrá que ver que decide el Muñeco para el partido en Colombia. La principal duda será que hace con el lateral derecho (Solari, Mammana o algún invento) y como está Kranevitter.

Por Charro.

viernes, 28 de noviembre de 2014

Disneylandia está en Argentina

El festejo, la descarga, el agradecimiento, la responsabilidad, la unidad de un grupo...

Hoy más que nunca queda claro que hay partidos que no se analizan, solo se festejan. Una alegría más allá de que mañana habrá que bajarse de esta nube hermosa y volver a pensar en el campeonato y en la final. Hoy lo dijo Barovero, intentan hacer historia en un club que siempre hay que ganar y cuando no se logra un título parece fracaso. Un partido de eliminación directa frente a los bosteros con el premio de pasar a una final, no es para cualquier corazón. Miles de hinchas estaban en las afueras del Monumental varias horas antes del partido (incluso antes de que se abrieran las puertas) y muchos estuvieron organizando la fiesta. Como suele pasar en la gran familia millonaria, centenares de personas se juntaron y organizaron para repartir cosas y dar indicaciones, un esfuerzo por mostrar y hacer disfrutar a todos los hinchas de una verdadera fiesta que muchas veces no se corresponde en la cancha pero que esta vez fue completa.
El otro lado de la misma foto. El festejo, reconocimiento y dedicatoria

Este partido será recordado por eliminar a los bosteros (y ojalá por ser el pase a un nuevo título) y además por la circunstancias del partido. Nadie podía creer que a los 15 SEGUNDOS los bosteros recibieran un penal (estaba justo frente a la jugada y sigo sin poder creer que hayan cobrado penal), los presagios, las sombras de decenas de partidos robados... la peor oscuridad destrozaba toda la confianza con la que habíamos llegado. 2 minutos de discusiones sirvieron para que todos saliéramos del impacto volviéramos a la confianza en el equipo, rezamos para que se ilumine Barovero y... milagrosamente sucedió. Barovero atajó muy bien el penal y le devolvió el alma al equipo, a los hinchas y golpeó a los bosteros.
Una maravilla, un momento extraordinario, un recuerdo para toda la vida

La ansiedad, los festejos previos, la ausencia de los barras (apenas pusieron algunas banderas y unos pocos debieron estar en la tribuna sin banderas ni bombos), los fuegos artificiales, los globos y tiras, pintaron el Monumental de fiesta pero no nos dieron tiempo para salir de esta entrada para vivir en menos de 3 minutos un terrible mazazo y la devolución del alma al cuerpo. Con semejante inicio empezábamos a pensar en un duro partido.
Baluartes defensivos. No dejaron pasar una pelota, siempre respondieron con entrega absoluta

El partido nunca se acomodó en el primer tiempo, todo fue desprolijo, vertiginoso, con mucha presión y empuje. Ese primer tiempo lo sufrimos, ellos tuvieron 4 situaciones muy claras de gol que no supieron definir y nosotros tuvimos a un extraordinario Pisculichi que aprovechó su oportunidad. Calzó y definió a la perfección una pelota que llegó al área. Peleó la pelota, la robó, abrió juego hacia su izquierda, entró al área y cuando vio venir a la pelota, tiró su pierna hacia atrás y la empujó a contrapie de Orión y junto a un palo. En palabras puede sonar hasta fácil, viéndolo es extraordinario y estando en la cancha provocó los abrazos más locos y sentidos que puede tener un ser humano con otro.
 El Monumental está de fiesta...

El equipo volvió a mostrar personalidad, no se dejó llevar por delante y luchó cada pelota en cada sector de la cancha. Daba gusto ver a Pezzella y FM6 sacando cada pelota que pasaba junto a ellos, se cansaron de cabecear y rechazar el balón, ser la salida del equipo y ser la última pierna que quite el balón. Vangioni y Mercado también fueron fundamentales con su ida y vuelta. Fueron salida pero al mismo tiempo fueron fundamentales a la hora de contener al rival, pelearon cada balón, corrieron a todos los que quisieron pasar por su sector y se mostraron sin miedo. Conmovían con la entrega y la personalidad. Así como fueron fundamentales los defensores y Barovero (además del penal luego salvó un mano a mano), Ponzio terminó siendo la figura defensiva. Ponzio se equivocó al pasar el balón pero a la hora de robar el balón, de aguantar al rival, de no permitir que se lleven por delante a River Plate, de bancar la presión y de no dejar que condicionen al árbitro... en todas estaba Ponzio. Es desordenado pero es uno de los líderes de este grupo y en esta serie, con sus limitaciones, se agrandó y puso la cara y el cuerpo, dejó el alma y no permitió que el equipo se refugiara en su área sino que ayudó a adelantar al equipo. En el segundo tiempo se suponía que nos atacarían desesperadamente pero los bosteros no tuvieron un tiro al arco en los 50 minutos. Le tocó la más fea, reemplazar a la figura del equipo; hay que entender que es diferente (Kranevitter es imposible reemplazar) pero que con otros atributos hace su trabajo para bien del equipo.
Ayer hubo varios abrazos que marcaron el sentimiento y unidad del grupo

Rojas y Sanchez no brillaron como en otros partidos, se los notó algo cansados y atados. Rojas debió sobreponerse a un nuevo penal fundamental y tal vez infantil pero vuelve a ser el error que cambia la historia (puede recordar al penal del torneo pasado frente a Racing). Pisculichi vuelve a hacer una genialidad que cambia el partido, ya no le da el físico para correr todo el partido, llevar el balón, presionar al rival y tocarla rápido pero sigue marcando la diferencia con su pegada, inteligencia y entrega. Arriba también son diferentes, ni Teo ni Mora están finos a la hora de definir, les cuesta entrar en juego pero son incansables para marcar la salida rival, presionan a los defensores, molestan y son complicadísimos para marcar. Estan errando mucho y están algo lejos del arco pero siguen siendo diferentes.
Delirio y carnaval...

Entre todos bancaron el segundo tiempo (lástima que nos hicieron sufrir y no pudieron embocar ninguna de las tantas contras que tuvieron, incluídas las que cortó el árbitro) y hasta Solari (entró para ayudar dar aire al ida y vuelta) y Cavenaghi (ante el poco peso ofensivo de los pibes, siempre es bueno que aparezcan los experimentados. Se lo nota falto de fútbol y ritmo pero puede bancar el peso del partido) respondieron cuando les tocó entrar. Hubieran redondeado algo extraordinario si hubieran logrado aumentar el marcador pero es increíble que hayan conseguido que un rival herido y desesperado no haya logrado patear al arco en más de 50 minutos.
El alma en la cancha...

Para algunos la figura del partido fue Barovero, para otros Ponzio o Teo o Pisculichi o Pezzella... la figura fue el equipo que vuelve a demostrar personalidad e inteligencia. Un equipo al que querían dar por muerto y vuelve mostrar el alma, que lo daban por perdido pero demostró que no se lo pueden llevar por delante, que le resaltaban su exquisitez pero que puede mostrar el overol cuando se necesita, un equipo al que se le pide más figuras pero que todos se convierten en figura cuando hay que arremangarse. Un equipo que se muestra compacto y en el que cada jugador sale en defensa del otro, en el que un error es subsanado por el resto y en el que todos ponen la cara y el cuerpo.

La locura sin fin...

Falta el último paso, fue un paso extraordinario que quedará en el recuerdo de todos pero lamentablemente no pueden relajarse porque hay que ir por la gloria. Hay que entrar concentrados y no dar chances a los rivales, habrá que conseguir el triunfo otra vez el domingo y luego pensar en la final, esos 180 minutos que limitan a este grupo con un logro importante y con el merecidísimo premio para este plantel.
La alegría desde el minuto cero...

Gracias a todos estos jugadores y cuerpo técnico...

Por Charro.