"Se pueden arreglar campeonatos enteros, como el de Boca de Ischia." Javier Ruiz árbitro "Ehhehh, eh yo pienso de que ehhehh eeeehh (?)." DAP "No estén cagados." Daniel Passarella

jueves, 22 de junio de 2017

A tiempo

Una noche muy complicada para el defensor pero la salvó con mucho oficio y un oportuno gol

Qué nochecita!... Partido 21,30 horas, frío acorde al inicio del invierno, la gente bajoneada y llegando tranquilamente al Monumental se iba motivando para otra noche de aliento. Muchos lugares descubiertos, las chicas del fútbol femenino dieron la vuelta olímpica por el campeonato obtenido la semana pasada y otra vez frente a un vergonzoso césped que desmerece al Monumental (como todo lo que pasa en River Plate, nadie siente la obligación de dar explicaciones sobre las cosas que se hacen mal. La impunidad de las mayorías absolutas que se creen dueños y no con un mandato de corto período. En el piso del Monumental hay tanta arena como en la playa porteña).

El primer tiempo fue desastroso, River Plate estaba sin alma deambulando y sufriendo ese período. Mal parado, desconcentrado, superado en velocidad, en las contras, en los anticipos, en la presión... falta de compromiso o cansancio o la simple consecuencia de no asimilar el golpe de perder 2 partidos y quedar afuera de la pelea por el campeonato o la dolorosa noticia del doping positivo del pibe Martinez Quarta en un partido de Copa (aparentemente se lo acusa de haber tomado un diurético), sin embargo River Plate se jugaba la posibilidad del ingreso directo a la copa Libertadores 2018 (lo cual representa mucho desde lo deportivo pero es fundamental desde lo económico). Algunas buenas intervenciones de Batalla mantuvieron en 0 a nuestro arco y poco trabajo en el arco rival. El derrumbe emocional estaba claro.
La pelea constante por la pelota...

El segundo tiempo marcó un claro cambio. Cambió la movilidad y se apretó al rival. Aldosivi había estado jugando muy cerrado pero presionaba desde la salida y salía muy rápido de contra, en el segundo tiempo River Plate le cortó la salida, se adueñó de la pelota, abrió la cancha y los obligó a correr, a moverse mucho y rápido para cubrir a quien recibía la pelota, había movilidad de jugadores para ser la posible recepción del pase y la pelota no se paraba. Costaba encontrar el hueco (algo imposible en el primer tiempo) pero de a poco se fue consiguiendo poner nervioso al rival y penetrar esa defensa tan cerrada y coordinada. Moreira que tanto había sufrido defensivamente pasó a jugar en ofensiva y lastimar al rival con su velocidad y permanente apoyo junto a la línea lateral, Casco ya no era víctima y pasó a ayudar en la construcción ofensiva, Maidana se iba asentando mejor después de un mal primer tiempo y Martinez Quarta seguía jugando con gran concentración (teniendo en cuenta el golpe que había recibido, no hubiera sido extraño que perdiera alguna marca o cometiera errores de desconcentración) y mantenía la seguridad defensiva. Pity y Nacho pedían la pelota y corrían a lo ancho del ataque para juntarse con Ponzio y Rojas o se metían entre los defensores rivales para tocar rápido con Alario y Driussi. Diría que tocaron de más en alguna ocasión (hay que saber cuando es el momento de patear al arco) pero también es cierto que se complica mucho cuando hay tantas piernas en la defensa y está muy aceitado el sistema de relevos. 
Otro que tuvo que pelearla para llegar al balón

Con mucho empuje se buscó el error rival o el acierto riverplatense y finalmente apareció el error del arquero (dio un rebote en un tiro libre y Martinez Quarta estuvo en el lugar perfecto para convertir). A partir de allí River Plate intentó ser el único dueño del balón, lo cuidó y tuvo algunas chances de contra que no fueron aprovechadas y al final se sufrieron algunos centros (especialmente por fallas de marca y un par de errores del arquero). El juego del rival fue muy claro pero su nivel individual es muy bajo y por eso no pudieron hacer mucho para modificar el resultado. Gallardo volvió a darle minutos a Larrondo (esperando que aguantara un poco más la pelota, pivoteara, luchara entre los centrales y que ganara alguna contra. Le pone muchas ganas, a veces consigue ganarle a los defensores y participar en los toques hacia atrás pero le cuesta crear peligro o aprovechar las oportunidades) para reemplazar a un Driussi que bajó mucho el nivel, Lollo entró por un lesionado Maidana (hoy nos enteraremos si podrá jugar en Paraguay) y Mayada entró para reforzar la defensa junto a Moreira y para darle aire a ese sector. 
Alario también la tuvo complicada

La victoria nos dejó virtualmente clasificados, con varias preocupaciones de cara al partido de ida de los octavos de final de la Copa (en 2 semanas se jugará y antes debería concretarse cualquier incorporación, será fundamental saber que pasa con los 2 centrales titulares y quienes tienen posibilidad de llegar además de saber si alguno de los que regresan tienen chances de quedarse). Habrá que ver si Gallardo decide cuidar jugadores y si los jugadores pueden enfrentar el próximo partido con el corazón puesto en el partido.

Por Charro.

lunes, 19 de junio de 2017

Una larga y cara siesta

Batalla no logra aprender de sus errores y cada vez se le hace más pesado el puesto

Tarde muy fría en Buenos Aires y ni siquiera tuvimos el premio de ver buen fútbol. Después de los innumerables recibidos por los bosteros, la gente llegaba al Monumental tranquila como cuando los objetivos más importantes no están en juego en este partido. Después del último escandaloso operativo policial, esta vez la policía actuó como debía y la gente llegó ordenadamente y sin conflictos graves. Fuimos con la esperanza de reencontrarnos con estas tardes de buen fútbol con las que nos ilusionó el equipo de Gallardo y sin embargo esa ilusión apenas duró unos minutos.
Buen cabezazo para marcar su primer gol y soñar con su recuperación

River Plate presionó, intentó jugar pero un error y la mala suerte nos dejó un gol abajo antes de los 15 minutos y a partir de ese momento la ilusión o la convicción del equipo se diluyó. No hubo un jugador que se rebelara a la monotonía del juego, los jugadores chocaban sin saber como penetrar a la defensa rival, los pases eran imprecisos y se hacía difícil conseguir que los toques llegaran a sus compañeros, se llenaron de toques intrascendentes y ninguno era capaz de patear al arco. El primer tiempo era para el olvido y solo nos podíamos ilusionar con un fuerte lavado de cabeza en el entretiempo.

El segundo tiempo fue muchísimo peor. Para Gallardo fue el peor partido del semestre (en mi opinión estuvo apenas un escalón abajo del desastre jugado ante Unión) y la verdad es que nada salió bien pero peor es que poco se haya intentado hasta los últimos 15 minutos. En el primer tiempo Racing no pateó al arco, en el segundo tiempo se encontraron con un gol de cabeza por un córner antes de los 5 minutos y 10 minutos después un regalo del arquero terminó de liquidar el partido (al menos jugando como se estaba jugando). En los siguientes 20 minutos River Plate era pura impotencia y Racing hacía poco por aprovecharse de ello (y sin embargo dejaban mejor imagen y llevaban más peligro).
Ponzio puso lo de siempre pero no alcanzó

Lo más lamentable de la situación es que Racing se presentó con un esquema muy timorato, que la gente estaba muy fastidiosa (la ilusión de quitarle el título a los bosteros y haberla perdido en 2 partidos dejó a todos con bronca, ni hablar del encono contra Batalla...) y el partido (y el resultado) solo potenciaban estas broncas. River Plate no pateaba al arco y llegó al gol empujando, con la vergüenza de no dejarse llevar por delante en el resultado (y porque Racing lo permitió) y con la insistencia de Pity (jugó un mal partido como todos pero fue el único que intentó y siguió empecinadamente empujando) más la intención de Larrondo (todavía no lastima ni incide en el resultado pero le pone voluntad, se le nota su deuda pendiente consigo mismo y por eso espero que se ponga a punto fisicamente y que logre llevar peligro al arco rival además de intentar entrar en forma intrascendente en el juego ofensivo). En medio de la mediocridad y los errores apenas sobresalió Ponzio (intentando estar en todos lados pero con desprolijidad y demasiada imprecisión).

Dos goles (el segundo faltando menos de 5 minutos) nos hicieron creer en los milagros pero fue muy tarde para un equipo impotente. Este campeonato no se perdió en estos últimos 3 partidos, ni con los errores de Batalla (como muchos ponen como excusa), ni lo regaló Gallardo desviando la atención (?) en el semestre anterior hacia la copa Argentina. Esto es la consecuencia lógica de tener que armar un nuevo equipo (tarea que llevó casi 2 años) y no tener el recambio mínimo indispensable para mantener el nivel cuando no se puede contar con todos los titulares (al margen que vivimos una ilusión óptica gracias a los buenos resultados en la copa que permitieron balancear esfuerzos).
Maidana con un partido muy flojo y un gol que no alcanzó

Estos partidos deben servir como lección (fundamental para el real crecimiento de un plantel). Hay que entender que partidos como el de ayer te pueden dejar fuera de una copa (al error de Martinez Quarta, al de Batalla y al de la falta de marca en el córner hay que sumarle uno de Maidana que de casualidad no terminó en gol), hay que entender que no tener arquero suplente (o titular) es un grave error y puede costar caro (se lo expuso demasiado a Batalla), bajar los brazos y no reaccionar es mucho más que peligroso, que no salgan las cosas como estaban planeado es malo pero bajar los brazos es suicida. Así como el partido ante Unión sirvió para concientizar al plantel, espero que este partido sirva para volver al rumbo que había encontrado el plantel.

Por Charro.

lunes, 5 de junio de 2017

Domingo nefasto, regalamos un salvavidas

No son goleadores...

River Plate empezó el año desde muy atrás, con la necesidad de remontar 11 puntos y faltando 3 fechas había logrado descontar 10 puntos, gracias a esto los bosteros empezaron a sentir miedos y dudas porque su nivel era muy bajo para ser líder. El secreto estaba en que ellos perdían puntos y River Plate se acercaba sembrándoles dudas, la presión los iba ahogando en sus propias limitaciones pero este domingo River Plate les sacó el pie de encima y les permitió respirar, pensar, tomar confianza y aprovecharse de un rival que se creyó que ya estaba en el nivel de quienes pelean títulos pero apenas es un equipo con hambre pero en formación (como casi todos los equipos del fútbol argentino).

Lamentablemente River Plate no solo perdió un partido ante CASLA, también le dio la chance a los bosteros para jugar más tranquilo (algo que ellos aprovecharon muy bien) y fundamentalmente le dio la posibilidad de alejarse a 4 puntos faltando 3 fechas. Como si esto fuera poco, si hasta ahora había muy poco margen de error debido al pésimo inicio de torneo en el 2016, después de esta fecha ya no queda ningún margen (ahora se sienten terriblemente los 2 puntos dejados ante Sarmiento en el Monumental).
Rojas fue otro de los que jugó flojo y el equipo lo sintió

La bronca y dolor lo sentimos hoy pero los errores vienen de arrastre y hoy sentimos las consecuencias. El extraordinario trimestre futbolístico nos hizo olvidar o desviar la vista de las cosas que se vienen haciendo mal y que a la larga se pueden pagar o mínimamente se hacen notorias. Las heridas deben dejar reflexiones y aprendizajes. River Plate compró mucho y mal pero así encontró el equipo después de haberlo desmantelado de golpe. Las mejores ¨incorporaciones¨ son la vuelta de Rojas, Driussi jugando de delantero (cuando se lo iban a dar a Velez) y el salto de Martinez Quarta a primera división gracias a que se trajo roto a Lollo y se compró de apuro a Mina. Digamos que eso permitió tener un 11 titular pero también marcó la gran diferencia que hay entre titulares y suplentes. Se consiguió que Martinez y Fernandez asumieran su rol protagónico, Ponzio y Maidana se mantuvieron como líderes y así logramos armar la base pero no hay recambio. Apareció Palacios, Auzqui tiene algunos rasgos interesantes pero aún no suma, Rodriguez se lesionó cuando pintaba para titular, Moran Correa recién ahora se recuperó de la lesión, pero en el medio hay una decena de jugadores que no dan variantes (fundamental cuando el partido se presenta desfavorable) y que en su mayoría apenas dan algún partido aceptable o que no desentonan). Habrá que plantearse en algún momento tener 20 profesionales de primer nivel y pibes que pudieran asumir responsabilidades (hoy en día tenemos superpoblación en algunos puestos y sin jugadores de nivel).
Muestra algunas cosas interesantes pero sin continuidad y entrenamiento es imposible jugar bien

Jugar contra CASLA significaba cuidar los laterales y atacar por esos sectores. Volvió Casco y Mayada pudo jugar en lugar del suspendido Moreira. El que no tuvo reemplazo fue Alario. Driussi con Azqui podían darle movilidad y presión pero se perdió efectividad. El gran problema vino cuando se lesionó Driussi y vimos lo poco que tiene River Plate en el banco. Entró Alonso (otro voluntarioso que siente la edad que tiene) y la delantera careció de peligrosidad. El ingreso de Larrondo por Rojas promediando el segundo tiempo mostró que tiene más peligrosidad y conceptos de delantero pero de poco sirve si juega un tiempo y pasa 3 semanas en una clínica.

Más allá de las carencias, River Plate jugó mal defensivamente y peleó con lo que pudo (así y todo apenas tuvieron un puñado de jugadas peligrosas). Fue un mal partido desde lo individual para la mayoría pero se pagó muy caro la distracción en el primer gol y el error de Batalla en el segundo. Como dijo Gallardo, este torneo se deberá pelear hasta el final (aunque dependemos exclusivamente de la incapacidad bostera) pero también es cierto que estas semanas deberían servir para entender cuales son las limitaciones de este plantel y los peligros que corremos de cara a la copa Libertadores. Está claro que se necesita un arquero de primer nivel para que compita con Batalla, 2 extranjeros que hagan la diferencia, algún proyecto que pueda marcar la diferencia en la delantera (y estar muy atentos a los jugadores que pudieran irse). Ahora solo queda dar lo mejor y esperar...

Por Charro.

jueves, 1 de junio de 2017

Cuando miran la tabla nos ven y ya la sienten

El Pity y River Plate festejan...

3 a 0 es un resultado mentiroso pero habla de la capacidad para doblegar al rival en cualquier momento. Fue un partido duro que se simplificó desde el inicio y mucho antes del final (primer gol antes del minuto y 2 goles antes de los 20 del segundo, en el medio pudo ser para cualquiera), ambos equipos lo buscaron y se repartieron el dominio aunque River Plate fue amplio dominador en varios segmentos del partido. También hay que reconocer que el correcto arbitraje (al margen de anular un gol para cada equipo cuando estábamos 1 a 0, el primero de Atlético estaba un par de centímetros adelantado y Alario estaba un par de centímetros habilitado pero ambos fueron muy finos, en el resto fue bastante ecúanime y no erró mucho) permitió que el trámite fuera más real (?).

Como siempre se dice (más faltando pocos partidos para la definición y con mucha plata incentivadora), el rival se mató por ganar el partido (como si fuera el más importante del año) y todo lo que logró River Plate fue por mérito propio y muy valorable. Es cierto que el gol tempranero cambió el trámite y fue un golpe duro pero River Plate jugó un fútbol exquisito en la primera mitad del primer tiempo, de a poco el local fue emparejando y durante 15 o 20 minutos fue un ida y vuelta peligroso. En el segundo tiempo el dominio inicial volvió a ser del local (lo más peligroso y complicado del partido incluyendo una jugada con varios cabezazos en el área chica y otra con una atajada determinante de Batalla) hasta que en el momento más duro para sostener el resultado, River Plate logró marcar 2 goles (2 asistencias de Pity y el último fue su gol con una excelente definición).
Moreira tuvo su noche. Ojalá tirara mejor los centros porque sería letal gracias a su velocidad y voluntad

En este partido que el equipo tomó como una final (el domingo dijeron que el empate ante Central sería importante si se gana en Tucumán) y rindió acorde a esa exigencia. Batalla tuvo una atajada fundamental y sobre el final volvió a sacar una excelente pelota. Más allá de eso no tuvo mucho trabajo pero así deben ser los arqueros de equipo grande. Con Lollo en lugar de Maidana, Martinez Quarta se adueñó de la defensa y el ordenamiento, tuvo un trabajo impecable desde lo defensivo y conceptual pero sobresalió por temperamento y salida con la pelota, Lollo en cambio demostró que no falló tanto como suele hacer Mina pero está muy lejos de ser el jugador que buscó Gallardo (tiene pocos partidos desde su recuperación), aún le falta velocidad y seguridad para ganar la posición. Por los laterales Moreira (que jugó por el 225) tuvo un gran partido y Mayada volvió a dar el máximo, ambos subieron y bajaron con mucha velocidad pero esta vez sobresalió el paraguayo (convirtió un gol, salvó una jugada de gol y participó muchísimo en ataque), insisto que lo tendría durante horas practicando centros al área y así lo convertirían en un ¨delantero¨ temible.
Ponzio es el guía, el alma... un gran líder

En el medio volvió a ser majestuoso el trabajo de Ponzio (como siempre fundamental en los partidos definitorios). Cometió algunos errores graves (incluso alguno lo subsanó él mismo) pero su determinación, su presión, su omnipresencia determinante e intimidante son invalorables; es el alma del equipo, el empuje para River Plate y la molestia constante para el rival. Rojas como siempre es la inteligencia para equilibrar y acompañar por más que no juegue bien o que su participación no sobresalga. Hoy volvió a ser fundamental el trabajo de quienes llevan la pelota. Se destacaron con la pelota y sin ella tanto Pity (gran partido, participación en todos los goles, inclusive los anulados y provocando el tiro libre que terminó en el palo) como Nacho Fernandez. Arriba Alario (fastidioso por no convertir aunque haya sido anulado un gol lícito) y Driussi (provocó el segundo gol aunque haya sido en contra del defensor) fueron una pesadilla, presionaron y bajaron mucho a buscar la pelota, participaron del ataque y crearon espacios.
Peleado y los tucumanos tienen buen fútbol...

Así se fue otro partido y River Plate terminó manejando la pelota a su antojo y guardando fuerzas para el domingo (jugando a las 14 horas para darnos el menor descanso posible, el plantel volvió inmediatamente terminado el partido en un vuelo charter porque a la 0 horas se cerraba el aeropuerto por refacciones). Gallardo se dio el gusto de sacar a Pity para que descanse, Martinez Quarta para que no le pongan la quinta amarilla y a Driussi para no perder a su único delantero (Alario deberá cumplir una fecha). Así, el domingo ante CASLA, Gallardo deberá rearmar el equipo (Alario y Moreira suspendidos) pero por fortuna volverán Maidana y Casco (si no llega jugará Olivera) y ya podrá contar con Alonso y Larrondo (tal vez juegue un tiempo cada uno o Gallardo se la juegue por Auzqui).

Serán fechas muy duras, visitar el Nuevo Gasómetro será complicado pero es muy esperanzador. Veremos que depara el futuro pero como dijo Gallardo, nos dieron una oportunidad de pelear el campeonato y ahí estaremos pero nada empañará el extraordinario semestre (ni tampoco el susto que tienen los bosteros). Ahora ya nada es virtual o hipotético, River Plate está a un punto y le descontó 10 puntos en menos de 3 meses (ahora Jara ya nos ve en la tabla). Gallardo también habló de la identificación del hincha con el equipo y agradeció el recibimiento del pueblo millonario tucumano (extraordinario).

Por Charro.

lunes, 29 de mayo de 2017

Durísimo, una muestra de lo que viene

Ponzio fue el único que entendió el partido. Además de estar en todos lados, controló en todo momento a Teo

River Plate tiene un plantel corto en formación que está aprendiendo a moverse y entregar lo mismo que hacía el plantel que salió campeón argentino con Ramón y multi campeón de América con Gallardo. Apoyándose en lo poco que queda de aquella camada (especialmente Ponzio y Maidana), intentan acostumbrarse a pelear el mano a mano y hacerse fuertes tanto de local como de visitante pero especialmente cuando la baraja viene complicada (algo que servirá para estos 5 partidos finales y para la Copa Libertadores).
La constante del partido, a los pies de los jugadores millonarios

Se jugó ante Central sabiendo que gracias a otro empate bostero (recordemos que nos llevaban 11 puntos hace 2 meses), River Plate podría ser hipotéticamente puntero. Pareciera que algunos se olvidan que el fútbol es entre 2 equipos y que lo grandioso de este deporte es que no todos los partidos gana el mejor y que un equipo puede ganarle a otro aún siendo superado exageradamente. Todos saben que River Plate en este momento es un equipo superior y ninguno va a permitir que River Plate haga su juego, recurrirán a todo tipo de artimañas y veremos si en todos los partidos tienen la ayuda arbitral. La gente llegó al Monumental pensando que los 6 partidos serían un trámite (?) y ya éramos campeones (?). La locura que se vivió afuera (la policía tirando gas pimienta a la cara de la gente es una nueva metodología que no se de donde salió y no entiendo que no haya debate al respecto ni causas judiciales) también se vivió en un Monumental sobre vendido como en cualquier final.
Nacho en una de las pocas que pudo escapar a la marca

River Plate salió a ganar su partido pero Central le hizo frente y recién logró superarlo futbolísticamente en el segundo tiempo. El partido fue durísimo porque los rosarinos lo jugaron como una final (como nos juega la mayoría) y tuvieron la ayuda arbitral para jugar como quisieron. Hay que entender que todos los partidos que vienen tendrán la misma intensidad y la misma pasividad arbitral.

Ayer River Plate tuvo un mal primer tiempo, sabíamos que Central tiene un ¨esqueleto¨ similar al de River Plate, Pinola en el fondo es una muralla, Musto en el medio es un león y arriba Ruben y Teo son un infierno (Ruben y Wanchope son los delanteros que más complican a Maidana y Teo siempre que está agrandado y prendido sabe como complicar, molestar y distraer a toda la defensa). Con esa base complicó y embarró el juego, no permitió que River Plate se sintiera cómodo, no lo dejó jugar y se hicieron fuertes en todos los sectores (si bien tampoco pudieron llegar con claridad), se anularon con armas similares. En el segundo tiempo tal vez no pudieron manetener el ritmo infernal o River Plate les hizo sentir la presión, pasó a dominar más el juego y tuvo las situaciones de gol pero le faltó precisión al juego (además de no haber regalado un tiempo) y que alguno ayudara a Ponzio.
Al Pity le dieron duro un par de veces

La defensa se sintió insegura, jugó mal pero el rival no tuvo grandes chances de gol porque todo se suplantó con muchas ganas y personalidad. Batalla casi no participó pero los rosarinos desbordaron mucho por los laterales y movieron la pelota en el medio por todo el frente de ataque (como suele hacer River Plate) pero siempre chocaron con los últimos hombres (les costó mucho a Maidana, quien quedará afuera frente a los tucumanos, y Martinez Quarta) o con el enorme trabajo de Ponzio. Mayada y Moreira no gravitaron en ataque y fueron parte de la imprecisión, lo mismo le pasó extrañamente a Pity, Nacho y Rojas y arriba Driussi y Alario pelearon con poca suerte (casi no hubo faltas a favor y demasiadas veces quedaron en el piso. Quedó claro que River Plate no tiene banco (Gallardo solo hizo un cambio porque no había variantes en el banco) gracias a las lesiones (Mora con sus muletas fue ovacionado a los 7 minutos del partido) y a los jugadores del sub20 que se fueron.
La pelea constante de Alario con Pinola

Esto seguirá complicado. Los tucumanos también se jugarán la vida en su pequeño reducto, luego serán los turnos de CASLA y Racing para terminar con Aldosivi y la última fecha en el cementerio de los elefantes. Habrá que ir partido a partido e intentar sumar a pesar de las dificultades y seguir poniéndole presión al puntero.

Por Charro.

viernes, 26 de mayo de 2017

Se priorizó y lo que quedó no fue bueno

Se mostró seguro y tuvo muy buenas intervenciones...

Cuando empezó el año Gallardo tenía claro que quería volver a pelear la Copa y los bosteros estaban muy lejos. El haber sumado 9 puntos en los primeros partidos de la Copa y el invicto en el campeonato (sumado a los pocos puntos de los bosteros) permitió que Gallardo le empezara a dar prioridad al campeonato.

Gallardo puso en cancha lo que le quedó disponible de los 25 jugadores de la lista de buena fe teniendo la premisa que debía tener el domingo un equipo fresco y la verdad es que mucho no le quedó (entre lesionados y jugadores en la sub20). No hay 3,4 ni delantero suplentes como para hacer los cambios y por eso se improvisó a Arzura jugando de 4 y otros no pudieron ser reemplazados. Debido a esta prioridad es que River Plate perdió la oportunidad de quedar primero entre todos los clasificados a la siguiente fase (con la derrota quedó 4). Ni siquiera la excusa de festejar el cumpleaños (hubo unos actos conmemorativos antes del partido y es la única razón por la cual fue tanta gente a un partido que prometía poco en una noche fría y lluviosa).
Mina ronda siempre los extremos, algunas muy buenas y muchas desastrosas

Ayer debutó Velazco en el arco y la verdad es que no lo hizo nada mal. Seguro a la hora de salir, no se complicó en alglunas y estuvo bien de reflejos. La defensa fue tan floja que convirtieron al arquero en la figura del equipo. Arzura quedó expuesto por su torpeza (solo la necesidad pudo convertirlo en lateral), Mayada hizo lo que pudo (iba mucho al ataque pero pocas veces cubrieron su espalda y eso lo obligó a correr mucho). Los centrales fueron muy malos en algunas ocasiones y en otras les costó cerrar hacia los costados, Mina tuvo algunos aciertos y muchos errores (a veces pecaba de ingenuo, en otras se perdía marcas en la desconcentración, cometió muchísimas faltas y eso facilitó al rival acercarse al arco) mientras que Lollo no desentonó con su compañero (muy lejos está del jugador que buscó Gallardo). En el medio Domingo tuvo una pésima noche (desastroso en la recuperación y peor a la hora de distribuir el juego) y a su lado debutó Moran Correa (jugó bien con la pelota), algo más adelante jugaron Fernandez y Andrade mientras que arriba lo hicieron Auzqui y Alario.
Debut interesante de Moran Correa, un pibe que estuvo casi un año para recuperarse de una lesión

Andrade está en un momento de confusión (algo así como estaba Pity el año pasado), intenta pero choca con sus malas decisones, Fernandez mostró despliegue y con poco se transformó en el mejor jugador y arriba pusieron garra pero no tuvieron una buena tarde. El primer tiempo fue un dominio absoluto del local porque la visita no quería jugar, a los 2 minutos hubo un penal (Alario no lo convirtió y el árbitro cobró una mano inexistente cuando convirtieron en el rebote) y en los minutos siguientes anularon mal un gol y no cobraron otro clarísimo penal. Lamentablemente después de todo eso el equipo se fue apagando y chocó con sus incapacidades. Fernandez se movía pero no tenía con quien jugar o se fallaba muchísimo en los pases. Algunos tenían buenas intenciones y otros apenas entraban en el partido (algo imperdonable para jugadores que debían ganarse el puesto). 

El segundo tiempo fue otro cantar. El visitante se debió enterar que quedaba afuera y salió más resuelto. A los 2 minutos convirtió gracias a un error defensivo y luego aprovechó la desconcentración defensiva. En esos 10 o 15 minutos la defensa se borró y el arquero se convirtió en figura, faltas innecesarias, ingenuidades que dejaban solos a los delanteros, delanteros que pasaban como sin problemas a sus defensores (3 o 4 veces se fueron por derecha 2 jugadores colombianos y pasaron cómodamente entre 5 jugadores de River Plate para entrar al área con pelota dominada). Esos minutos se pagaron muy caro porque luego no hubo capacidad para dar vuelta el resultado. Al inicio del segundo tiempo Pity entró por Fernandez, a los 15 entró Driussi por Alario y luego Rojas por Mayada (todos para dosificar los esfuerzos y porque no había otros reemplazos). Tener a 3 titulares permitió un poco más de empuje y no extrañó el descuento de Mina en un rebote pero fue un poco de agua en el oasis porque ni siquiera eso despertó al equipo.
Otro muy flojo partido...

Una actuación decepcionante cuyas consecuencias se verán más adelante si fueron o no graves (los octavos van a sorteo pero después en lugar de definir siempre de local, nos tocará definir de visitante). Lo grave no es que no hayan salido bien las cosas (tal vez si el árbitro no hubiera sido tan torpe el resultado hubiera sido otro) sino lo mal que jugaron algunos jugadores. Lollo y Mina no dan seguridad, Domingo y Arzura demuestran la falta de categoría para vestir nuestra camiseta, Andrade está perdiendo su batalla por convertirse en un jugador determinante y por ahora es intrascendente, Auzqui quiere pero no puede (toma muchas malas decisiones y falla demasiado en el área). Entre tantas malas, los pibes debutantes Velazco y Moran Correa se podría decir que mostraron buenas actitudes y podrían ser los próximos buenos proyectos.

Ahora solo queda esperar el sorteo del 14 de junio y esperar los partidos de octavos.

Por Charro.

martes, 23 de mayo de 2017

En cualquier cancha que juegues...

El tridente, la alegría...

Lo bueno de este River Plate es que se va consolidando, lo malo es que no hay mucho margen de error y venimos de atrás perdiendo jugadores por lesiones y por darlos a las selecciones. Lo bueno es que el puntero es débil y siente la presión, lo malo es que recibe toda la ayuda posible y harán lo imposible por lograr que la diferencia se mantenga. Lo bueno es que por ahora la Copa no nos afecta tanto (la enorme ventaja de sumar los puntos iniciales y lograr ganar de visitante), lo malo es que el fixture pendiente de River Plate es durísimo y el de los bosteros pareciera un chiste. Lo bueno es que este plantel se agranda en las complicadas y el otro se achica; lo malo es que falta muy poco y al ser tanpequeño el margen de error, será complicadísimo pelear contra todos las trabas externas que aparecerán.
Maidana sintió un calambre y salió por precaución

Si hasta ahora había sido muy bueno lo hecho por River Plate, frente a GELP se vio una muy buena versión. Los momentos de buen fútbol fueron excelentes, movimientos, acttitud, compromiso, velocidad, concentración, toques...se suele alabar a la defensa porque son quienes mantienen firme el resultado y deben luchar mano a mano mientras arriba intentan armar juego, si la pierden arriba el rival llega de contra, en velocidad, tomando a la defensa a contra pierna y en igualdad numérica pero esta vez pasó poco y lo que estuvo por encima de lo normal fue la parte ofensiva. River Plate armó juego y fue contundente por eso cada vez nos hace más felices y nos ilusiona tanto, solo falta que lo corone con títulos. River Plate lleva 9 partidos consecutivos ganados de visitante, sin importar si juega con cancha llena, en el exterior, en canchas pequeñas, contra equipos ultra defensivos, con equipos que intentan atacar o con equipos expectantes para ver que los dejan hacer. Gallardo logró tener un equipo corto, sin largas distancias entre líneas que tiene el objetivo muy claro y todos dan lo máximo que tienen y confían en sus compañeros.

Ayer River Plate volvió a mostrar solidez por el juego en equipo, los centrales fueron pilares para mantener la tranquilidad defensiva mientras los laterales subían constantemente para participar en el juego ofensivo (fundamental para abrir y erosionar las defensas cerrradas, no saben si abrirse dejando que entren Alario o Driussi o dejar que penetren por los costados para tirar centros o buscar un pase al jugador que entra de frente al arco). Batalla volvió a mostrar irregularidad (algunos rebotes hacia el medio pero dio una asistencia sensacional al Pity para el segundo gol. Un pase a mitad de cancha para que el Pity corriera casi sin marcas hasta el área y definiera ante el arquero rival). Por su parte Maidana volvió a mostrar su nivel habitual, el dueño de la defensa, el defensor que no solo gana por fortaleza física y dominio posicional sino también el que se anticipa y gana en velocidad (o sea que vuelve a estar muy bien física y psicológicamente). El maestro que potencia a sus compañeros (como antes le pasó a Balanta, FM6, Mammana, Pezzella), hace su trabajo con Martinez Quarta (cada vez más afianzado en su puesto) y lograron que no ser sorprendidos en las contras. Claro está que Mayada y Moreira suben con confianza y asiduidad porque hay un trabajo de relevos (tanto de Ponzio y Rojas como la de los centrales en la última línea) y porque ven el daño que provocan en el rival. El uruguayo está rápido y participativo (tiene muchos recursos al haber sido un volante) al igual que el paraguayo (si terminara bien las jugadas y entrenara los centros al área sería un extraordinario lateral), son una constante rueda de auxilio para el ataque y cuando la ofensiva se estanca por un lado, aparece el otro para recibir el balón y empezar nuevamente con la búsqueda ofensiva.
Pisarla o darle vértigo, puede fallar pero siempre insiste.

Todo este trabajo se complementa con el equilibrio y la entrega que están brindando Ponzio y Rojas, ambos en un gran nivel. Así como Maidana volvió a ser figura defensiva, Rojas lo fue en el medio. Fue el amo de la pelota, se ubicó siempre donde se lo necesitaba, cedió el balón a quien correspondía y fue el tapón para GELP. Esta vez no brilló tanto Nacho Fernandez (aunque tampoco desentonó), lo mismo que Pity (aunque el gol de contra lo elevó y le permitió jugar con soltura). Desde el inicio los que hicieron un trabajo extraordinario fueron Alario y Driussi, desde la conexión que permitió ponernos en ventaja antes de los 5 minutos, hasta el segundo tiempo cuando Alario cabeceó una pelota que dio en el travesaño, siempre llevaron peligro. Cada vez se entienden mejor, saben donde deben estar cuando el otro se mueve hacia atrás para funcionar como pivote o para ayudar en la creación o cuando va al costado para abrir el juego. Están letales y esperemos que puedan seguir brillando en todos los partidos restantes hasta fin de año. Como si esto fuera poco, ambos saben que ahora todo depende de ellos porque los demás delanteros están lesionados (Mora confirmado que deberá esperar al próximo semestre, Larrondo unas semanas de baja, Alonso con el alta médica ayer). Por fortuna, ayer Auzqui pudo gritar un gol en un mano a mano (había perdido 3 goles y esto podía empezar a ser un karma).


Tal vez no falte tanto pero hay que sumar en todos los partidos que restan y cada vez se va poniendo más duro porque hay menos recambio y la exigencia se va haciendo mayor. Ayer River Plate aprobó en todo sentido; se bancó la presión de tener que remontar una diferencia importante de puntos y saber que debe ganar si o si, jugar en una cancha de pequeñas dimensiones... este plantel sabe lo que quiere y como obtenerlo. Esto no es poco.

Por Charro.

viernes, 19 de mayo de 2017

Más allá de los intérpretes está el funcionamiento

Mayada tuvo un muy buen partido y fue fundamental en la victoria. Acá festeja su gol

El rival de octavos de final se dará por sorteo. En principio parecía un cambio que implicaba un retroceso y perjuicio pero Gallardo ha logrado sacarle mucho provecho a esta modificación. Gracias a los primeros resultados de la copa (victorias en Guayaquil y Medellín y en Nuñez ante los peruanos), River Plate se dio el lujo de volver a darle ¨prioridad¨ al campeonato (una ¨deuda pendiente¨ del Muñeco ante tanta copa internacional) y hacer algunas pruebas en la copa. Empezó poniendo un equipo alternativo ante los ecuatorianos en el Monumental teniendo en cuenta que 4 días después se jugaría un partido definitorio (que solo servía ganar) por el campeonato ante los bosteros en la bostanera y ahora vuelve a intentarlo en Arequipa para darle descanso a los jugadores que tienen más desgaste y menos recuperación. Gallardo sabe que hay jugadores que se autoexigen al máximo en cada partido, son fundamentales y encima son los más veteranos, eso habitualmente significa una carga física y fundamentalmente una sobre carga mental que los acerca mucho más rápido a las lesiones musculares. Así es como Ponzio, Maidana y Rojas ni siquiera concentran y la mayoría de los otros titulares descansan yendo al banco.

En este partido en Perú, Gallardo tuvo que poner a algunos jugadores que ya no tienen reemplazo o se debería poner a algún juvenil sin experiencia (más teniendo en cuenta que 3 jugadores que podrían empezar a ser ese recambio, están con la selección sub20). En el arco mantuvo a Batalla (hoy no tiene reemplazo. Bologna operado y en el banco un pibe de inferiores) que no tuvo mucho trabajo a pesar de los goles recibidos. Jugaron los 2 centrales suplentes (busca darle rodaje y blindarlo de seguridad a Lollo y necesita que Mina pueda dar lo mejor de sí en caso de ser necesario y para ello debe darle minutos de juego) y los laterales que hoy son titulares y no tienen reemplazo (para el puesto de Moreira deberían estar Montiel y Mayada pero uno está en el mundial y el otro se lo improvisa de 3 y el uruguayo que está jugando por izquierda debe suplir a Casco y Olivera lesionados y Vega con paperas). De local Gallardo se la jugó con Martinez Quarta y Lollo y luego entró Mina para hacer línea de 3; acá prefirió jugársela con los 2 juntos y darle descanso también al juvenil. El resultado fue una defensa más lenta y con menos salida pero igual de ruda. La rodeó muy bien e impidió que el local pudiera penetrarla con facilidad a pesar de tener la ventaja de la altura y la velocidad.

Alario otra vez con un gol para abrir un partido

Los laterales dosificaron poco sus subidas y fueron muy importantes en la presión y los ataques pero para lograr esto necesitaron el apoyo de los mediocampistas (tener a 2 jugadores que habitualmente son 5 y que solo tienen características defensivas llevaron a que pudieran cubrir bien los espacios y que pocas veces nos sorprendieran). Mina fue fundamental en el juego aéreo (ganó muchas veces en defensa y ataque y tuvo situaciones de gol) y Lollo lentamente va encontrando sus tiempos defensivos y sus seguridades (a veces parece lento, todavía no se probó con delanteros potentes y mañosos). Este partido se ganó desde lo defensivo (además de la efectividad ofensiva), fueron fundamentales las corridas de Mayada (participó en ataque y defensa gracias a su gran capacidad aeróbica, siempre fue una rueda de auxilio para sus compañeros, tanto que llegó al área rival para convertir el segundo gol después de un rebote y para dar la asistencia en el tercero), el paraguayo hizo ese mismo esfuerzo de correr pero sin tanta recuperación. En ese trabajo defensivo fueron decisivos Domingo y Arzura. Jugaron simple a la hora de atacar (la pelota se la dejaron a los que saben) pero cubrieron muy bien los espacios que iban quedando libres, se cerraron bien en defensa para que el rival no pudiera entrar y se viera obligado a tirar constantes centros (de esa forma llegaron los 2 goles luego de algunos rebotes).
Buen partido de Larrondo, ojalá pueda seguir avanzando

Estos partidos terminaron siendo entrenamientos o pruebas de alternativas diferentes para emplear en distintas situaciones de juego. Por características individuales no se puede jugar igual a lo que hace el River Plate de Gallardo pero manteniendo la idea báscia (presionar e impedir que el rival juegue cómodo) logró mantener la fortaleza mental, la decisión e imponerse por personalidad. Auzqui y Andrade (a pesar de no estar acostumbrado) ayudaron en el retroceso para cubrir los laterales y los primeros pases rivales (fundamentales para tener una doble línea defensiva) y arriba pelearon mucho Alario y Larrondo (tuvieron un trabajo de pivotes, recibían la pelota, la aguantaban y la cedían al jugador que venía desde atrás, estuvieron muy participativos en la descarga y en crear espacios). River Plate aprovechó muy bien sus goles (Alario convirtió antes de los 15 minutos, a los 20 ya estábamos 2 a 0 y no se resintió cuando a los pocos minutos recibió un gol algo tonto ni tampoco sufrió tanto el empate, más tonto aún, porque cuando parecía que se vendrían con fuerza River Plate consiguió el tercer gol). Este River Plate alternativo no tiene mucho juego pero fue efectivo y no se dejó llevar por delante. Es cierto que el rival fue débil pero también es cierto que nos podría haber complicado porque tiene sus armas (está peleando el torneo peruano). 
Nacho Fernandez agradece a Mayada la asistencia para que convirtiera el tercer gol y sellara el resultado

Gallardo debe estar tan feliz como estamos todos los hinchas, logró asegurarse la primera posición del grupo en la copa, le dio descanso a los titulares, se da el lujo de pelear seriamente los 2 torneos sin desgastar tanto a sus jugadores (aunque ya aparecen algunos lesionados), le da minutos a los que no juegan habitualmente pero serán necesarios si aparecen lesiones o sancionados, prueba variantes tácticas y logra que todo el plantel se sienta importante y partícipe además de ver la forma de ensamblarlos en el esquema. Básicamente es todo positivo. Se entiende cuanto se pierde al sacar a los titulares habituales (cuando entraron el Pity y Nacho el equipo tuvo otro andar y se llegó fácil al tercer gol que volvió a dar tranquilidad) pero también todos empezamos a confiar en las alternativas del banco.

Ahora queda el partido del 25 de mayo en el Monumental (para festejar los 116 años y para ser el mejor primero, lo cual podría darnos alguna ventaja después del sorteo), seguir preparando la agenda apretada de los partidos del campeonato y luego esperar el sorteo de la siguiente fase de la copa.

Por Charro.

lunes, 15 de mayo de 2017

La emoción, la felicidad y el agradecimiento a estos talentosos gladiadores

Un festejo muy merecido. Una alegría inolvidable

En la previa hicieron todo lo posible, eligieron el árbitro a dedo, el presidente de la Nación se reunió con el DT para tranquilizarlo, al minuto de juego lesionaron a un jugador (y ni siquiera cobraron la falta), en el primer tiempo amonestaron a toda la defensa, no expulsaron a Fabra por falta violenta y luego no le pusieron la segunda amarilla, el árbitro inclinó la cancha sin ponerse colorado, adicionó un minuto más para que los bosteros no patearan fuera de tiempo el tiro libre que finalmente fue el gol, anuló una jugada de gol por un fuera de juego inexistente, Centurión se comió un gol en clara posición adelantada... pero el cuerpo técnico (junto a Ponzio, Maidana y Rojas) logró transmitirles a los jugadores la importancia y la forma de jugar este partido; el resultado puede ir mucho más lejos de lo que signifiquen estos 3 puntos en la bostanera. Se ganó contra todos los condicionamientos y quedamos a 4 puntos con un partido menos, los jugadores ahora van a querer este campeonato tanto como la copa, sintieron la miel de pasar a la historia y van a querer la corona también, sintieron lo que es ganar en la bostanera porque la gente se los transmitió antes del partido y después, aprendieron a soportar la presión de una cancha en contra (fundamental para los partidos de copa), entendieron que pueden ganar aún teniendo todo en contra. A veces la forma en que se consigue un resultado puede ser más importante aún que el resultado mismo y ojalá este sea el caso como lo fue el Ramirazo. Aquel partido (aquel gol) transformó a un equipo que estaba a los tumbos saboreando la cercanía de la punta del torneo a un equipo que se juramentó salir campeón, ese triunfo nos llevó al título pero básicamente construyó la mentalidad de un plantel y D´s quiera que esta vez suceda lo mismo. 
El Pity hizo un golazo que abrió el partido y luego asistió a Alario para dejarlo solo en el segundo gol

Este plantel lo viene armando el Muñeco hace casi dos años, hace menos de 2 meses que encontró su juego y ahora cree a muerte en ello y ahora esperemos que haya nacido su mentalidad indestructible. Los bosteros siguen con el caballo del comisario (presidente de AFA y la república) pero se sienten débiles mientras nosotros nos llenamos de esperanza.
La cara de los bosteros cuando Driussi les muestra el león es increíble...

No era fácil y no fue fácil. Desde el inicio salieron a pegar y a imponerse por medio del juego brusco para intimidar (sabían de la impunidad de un árbitro que ya hizo lo suyo hace 6 años) pero del otro lado se encontraron con las columnas vertebrales que siempre dan un plus en esto partidos, Maidana y Ponzio encabezaron la tranquilidad y respondieron personalidad, fueron seguros y se anticiparon a los rivales, le dieron el ejemplo a sus compañeros de como jugar estos partidos. El equipo hizo lo que viene haciendo y segundos antes de empezar el partido Gallardo lo retuvo a Martinez, le dijo ¨toquen, jueguen¨ y lo empujó a la cancha.
Falló pero no se achicó y terminó salvando el empate en una doble atajada

River Plate hizo un primer tiempo precioso. Jugó, presionó, no lo dejó jugar al rival, marcó 2 goles y pudo haber alguno más, le demostró que no se lo podrían llevar por delante y que era un equipo convencido, sin embargo no pudieron llevarse esa diferencia porque a los 47´30 (el árbitro dio 2 minutos pero como la falta fue a los 46´50 prefirió inventar un minuto más) marcaron un gol de tiro libre (Batalla pensó que caería un centro al área y terminó siendo un tiro elevado que cayó tras su espalda en el arco). Un gol al último minuto suele ser fatídico pero en este caso resultó ser menos grave de lo sospechado. Los bosteros salieron agrandados pero River Plate mantuvo su mentalidad ganadora y de gran concentración, Gallardo habló mucho con Batalla (al terminar el partido fue a buscar al arquero para abrazarlo) y el arquero no salió amilanado ni desconcentrado.
Ponzio y Nacho... gran triunfo, gran esfuerzo, una demostración perfecta

En la defensa Maidana tuvo el acompañamiento de Martinez Quarta que cada día sorprende más; puede cometer errores pero mantiene la actitud y confianza, ayer salvó 2 jugadas de gol clarísimas (una la sacó en la línea cuando habían eludido a Batalla, en otra logró cortar un pase cuando el arquero había sido superado y detrás suyo entraba un bostero) y mostró solvencia en cada jugada. Batalla tuvo varias jugadas en las que quedó pagando (son los riesgos de salir siempre con rapidez, a veces se pierde y el arco queda sin custodia) pero tuvo 2 tiros consecutivos a quemarropa en el 2 a 1 (cuando faltaban un par de minutos) que todos señalan como las atajadas del semestre. Moreira volvió a mostrar personalidad aunque sigue sin tirar buenos centros (yo lo tendría después de hora tirando centros a la carrera, el Muñeco puede enseñarle mucho) y por la otra punta se tuvo que improvisar a Mayada (siempre sumando al equipo, Olivera y Casco lesionados obligó al Muñeco a colocarlo aunque tuviera que jugar con perfil cambiado en una cancha complicada). La defensa bancó la presión rival (en buena parte del segundo tiempo ganaron el mediocampo, por eso Gallardo hizo entrar a Auzqui por Alario promediando el segundo tiempo) y sacó rápidos contraataques (Driussi, Alario y Pity estuvieron muy atentos, rápidos y lograron imponerse muchas veces).
La enganchó a la perfección y se convirtió en el primer gol de la tarde

Todo el trabajo defensivo fue perfecto en el primer tiempo y aguantó en el segundo pero para que esto sucediera también fueron fundamentales Ponzio y Rojas. El capitán (alma del equipo) ganó el duelo con Gago pero además se metió entre los centrales cuando perdimos la pelota y allí estuvo Rojas para cubrirlo o para ayudar a Mayada. Hay jugadores que estuvieron en un gran nivel pero básicamente lo importante es el trabajo en equipo (los relevos y las ayudas cuando un jugador es pasado y aparece otro un paso atrás). Ayer se vio a la perfección el trabajo defensivo grupal (ese que empieza en los delanteros y termina en los centrales).
Alario y la bendición de convertir en los partidos definitorios

Así como estuvieron concentrados los defensores y bancaron los momentos duros, también fue sensacional el trabajo de los delanteros. Martinez hizo el primer gol con una volea y dio el pase quirúrgico para el segundo (algo muy habitual que muy pocos valoran, en este torneo tiene muchas asistencias gracias a un pase perfecto entre 2 defensores o puesto en el momento y lugar justos para la llegada de otro delantero). Alario y Driussi pivotearon, marcaron, corrieron y marcaron goles, ¿qué más se les puede pedir? Entre todos ellos, Fernandez volvió a demostrar que es muy importante (el pulmón talentoso). Mora y Auzqui entraron promediando el segundo tiempo y mantuvieron el mismo espíritu combativo, corrieron, marcaron y jugaron (Auzqui casi convirtió en un mano a mano pero la pelota apenas salió).
La sonrisa de Gallardo (la misma que le mostró a los hinchas cuando llegó al Monumental). Satisfacción plena.

Básicamente tenían que jugar un partido perfecto para ganar, tenían que ganar para tener chances en este torneo, tenían que ganar para que a Gallardo no lo sigan jodiendo con que no les ganó por los torneos locales, tenían que ganar para sacarse la espina del partido perdido el año pasado, tenían que ganar por ser el aniversario del gas pimienta, tenían que ganar para ponerle presión al puntero, tenían que ganar porque ahora hay 9 equipos en 7 puntos y tenían que ganar por la pasión que puso la gente. Miles los esperaron y estuvieron desde el mediodía en el club o en el puente Labruna, miles estuvieron desde las 9 o 10 de la mañana en los quinchos haciendo una larga previa y otros varios centenares vieron el partido en pantalla gigante en la confitería del club (estos partidos deberían transmitirse por pantalla gigante en el microestadio y pronto quedaría chico, estoy seguro que en unos años se haría costumbre verlo en el Monumental) y miles esperaron en casa (en el Monumental) para recibir al equipo y agradecerles. Es extraño cantar y gritar como si estuviéramos en la cancha ante una pantalla como si nos estuvieran escuchando pero también es cierto que estos partidos no se pueden ver en silencio, ni en un bar o los departamentos donde pueden haber gritos de gol que se anticipan 10 segundos a lo que uno está viendo.
La felicidad de los hinchas...

Se ganó en la bostanera 3 a 1 y ahora empieza otro torneo corto de 6 fechas. Corremos de atrás pero...

Por Charro.

jueves, 11 de mayo de 2017

Muy suplentes... pero en octavos y esperando el superclásico

El penal que dio el empate y la clasificación

En una noche desapacible, River Plate empató en el Monumental ante Emelec jugando con suplentes y esto le permitió clasificar para octavos de final faltando aún 2 partidos para terminar la fase de grupos. Gallardo sin dudas hizo este cálculo cuando decidió la formación que ingresaría anoche al campo de juego. Confió en la debilidad del rival, en el hambre de los suplentes y le da una gran importancia al partido del domingo aunque también hay que tener en cuenta que aunque Gallardo dijo que había que pensar primero en Emelec, nadie puede dudar que la cabeza de la mayoría (en mayor o menor grado) estaba puesta en el superclásico (incluso los hinchas lo recordaban en varios tramos del partido).
Mayada siempre le da respuesta al técnico, jugó como defensor y mediocampista

El partido empezó temprano (a las 19.15) y faltando 15 minutos para el inicio del partido, los alrededores era un caos de gente, no solo porque todos salían de trabajar sino porque el transporte público era un desastre por la manifestación en la plaza de Mayo contra el vergonzoso 2x1. No fue fácil dividirse para estar en los 2 eventos pero hubo muchos que hicieron acto de presencia en ambos lugares.
No se podía pasar por alto un hecho tan importante para el país

La formación que presentó Gallardo fue muy suplente, aguerrida pero muy escasa de fútbol. Supongo que la idea era presionar y provocar el error rival, estar cerca del arco rival al robar la pelota y no necesitar gente que traslade el balón. La idea parecía arriesgada o muestra a que jugadores Gallardo quería darle una chance (¿eso significa que a otros los tiene muy abajo en su consideración?). Una línea de 4 en defensa y triple 5 en el medio (por más que estos pudieran cumplir otras funciones) no presagiaban un partido interesante, sin embargo era una buena oportunidad de probar jugadores y ver como estaban.
 Volvió Lollo y esta vez no desentonó

Mayada jugó de lateral durante el primer tiempo y Olivera por la izquierda. No tuvieron grandes problemas defensivos pero tampoco subieron demasiado (lo hicieron algunas veces en el primer tiempo pero mucho menos de lo que acostumbran, algo muy entendible teniendo en cuenta que no había muchos jugadores con quienes apoyarse). En el medio Martinez Quarta jugó a la derecha de Lollo (la gran incógnita) y entre ambos lograron entenderse relativamente bien. Durante el primer tiempo se las arreglaron para ser la salida del equipo y contener a los ecuatorianos. En el segundo tiempo Gallardo decidió sacar a Olivera y poner a Mina para jugar con línea de 3 (algo necesario ante la falta de fútbol; se necesitaba presionar más arriba y esperar que 3 fuera suficiente ante los tibios ecuatorianos), un cambio lógico aunque arriesgado teniendo en cuenta los antecedentes de los centrales. El pibe (cumplió 21 ayer) fue el más sobrio y la mejor salida pero cometió un error en el gol (difícil decir donde estuvo la culpa entre el defensor y el arquero pero la pelota le quedó servida al delantero rival) y así quedó Mina como el defensor más sobrio (no empezó del todo bien pero luego empezó a mostrar su mejor virtud, mucha decisión y se la jugó en cada cruce, así soluciona su lentitud física, ganó siempre ante el rival y empujó al equipo saliendo con la pelota. En el medio corrieron mucho, tuvieron buenas intenciones pero de fútbol nada, los 3 son muy toscos y pegaron demasiado aunque Rossi fue quien se destacó a la hora de animarse a tener la pelota (pases cortos correctos, mucho ímpetu y movilidad pero incapaz de abrir el juego), nunca tuvieron claridad pero intentaban no perder la pelota. En ese caos del mediocampo, Auzqui y Mora fueron muy movedizos y sacrificados, se movieron por sus laterales y también participaron del juego (el uruguayo está en muy alto nivel; con muchas ganas y confianza). Finalmente Larrondo mostró que le falta mucho rodaje pero tampoco desentonó tanto. En el segundo tiempo Mayada fue muy importante con sus penetraciones en velocidad.

Larrondo también tuvo su chance... todavía le falta mucho para estar en el nivel necesario

El gol visitante a los 15 minutos del segundo tiempo provocaron que Gallardo se juegue un poco haciendo ingresar a Alario y Driussi pero justo cuando iban a ingresar le cometieron un penal a Auzqui y Mora lo convirtió. El partido no cambió demasiado, los ecuatorianos presionaron mucho (gracias a muchos centros por la gran cantidad de faltas cobradas) aunque hicieron tiempo y los millonarios intentaron salir de contra o aprovechar la potencia de sus delanteros (al último minuto hubo un tiro en el travesaño). Vaya uno a saber porqué no entró Andrade (al menos algo de fútbol podría haber dado. Se ve que el gol perdido hace un mes le pegó duro a él o a Gallardo) porque estaba clarísimo que solo se podría esperar un gol milagroso por la calidad de nuestros delanteros.
Rossi jugó brusco pero fue importante

Quedó demostrado que River Plate puede formar un segundo equipo pero imposible que juegue como el titular, River Plate no tiene jugadores de calidad como reemplazo (en este momento exceptuando a Mora, Mayada, Palacios y Auzqui). Habrá que ver si este descanso sirvió tanto como todos esperamos y veremos si algunos siguen teniendo chances de jugar en futuros partidos (dependerá mucho de los próximos resultados).

Por Charro.

domingo, 7 de mayo de 2017

Cuando el dominio físico y técnico rompen las buenas intenciones

Doblete de Alario y un primer gol en una gran combinación con Mora.

Noche de sábado feliz, qué más se puede pedir? La previa al superclásico nos encuentra agrandados y a los bosteros llenos de miedo, sienten que viven la peor pesadilla y eso nos hace muy felices porque solo falta coronar estos grandes momentos. ¿Cuántos objetivos había para este semestre? Pasar de ronda en la copa, ganar el superclásico en la casa de ellos, sacarle el título a ellos y salir campeones... Al empezar el 2017 los últimos sueños parecían imposibles (nos llevaban 11 puntos, jugábamos muy mal y sabíamos que la AFA haría de las suyas) pero lo que nunca sospechamos era que empezaríamos a jugar tan bien, que varios equipos se sumarían a este renacer y a presionar pero especialmente nadie imaginó que los bosteros se asustarían al ver que tantos equipos se acercan.

El sábado fue ideal porque nos ilusionó el equipo y porque las circunstancias están acompañando al equipo. Nada tan lindo como una tarde de sol para disfrutar el día y luego llegar a la cancha cómodamente (por lo menos eso sucede en el ingreso de Figueroa Alcorta) para disfrutar de un partido del millonario escuchando en la radio el resultado de los bosteros (hace cuanto no podíamos vivir esta sencilla costumbre, solo faltó el público visitante para poder cantarles nuestra superioridad (?)).
Otro gol de Driussi, todo gracias a Pity

El partido no empezó tan fácil porque el rival venía agrandado por haberle ganado a Racing y San Lorenzo, apretó arriba, con mucha gente y en bloque (sus defensores estaban cerca del mediocampo y sus delanteros se mantenían en 3/4 de cancha). River Plate necesitó moverse y presionar mucho pero no tenía la frescura que últimamente solía darle Fernandez. La presión por los costados chocaba con centros mal tirados, Rojas no encontraba con quien jugar, Ponzio se adueñó del ataque pero lo hacía desde el centro del campo sin la movilidad ofensiva y el buen fútbol que le está dando Nacho Fernandez, su participación fue distribuyendo el balón hacia los laterales pero sin ejercer la presión y siendo un punto de apoyo cerca del área. El gol llegó desde la presión (del Pity en este caso y en varios del primer tiempo) y la excelente combinación entre Mora y Alario que terminó con un clásico disparo de goleador al palo del arquero. Parecía que el partido se encaminaría luego de haber tenido un primer tiempo bastante parejo con mucho desgaste pero Temperley replicó con una excelente jugada (se aprovecharon de Casco) y mejor definición (Batalla salió rápido pero lo sorprendieron al haber un segundo jugador para definir).
Ponzio se adueñó de todas las responsabilidades

El segundo tiempo volvió a mostrar la misma presión pero el rival ya no pudo responder ni soportar la presión física, el cansancio y fue superado técnicamente por los jugadores millonarios. Un claro penal, otra vez la presión de pity que no dio por perdida una pelota en el área rival, se tomó el tiempo para esperar la llegada de Driussi, el pase de caño y el gol del goleador hasta terminar el partido con un golazo al ángulo de Mayada (al último segundo quisieron regalarle un gol a Pity pero lo erró tirándolo encima del travesaño). Un 4 a 1 puede hacernos creer que fue muy sencillo pero en realidad se decantó por la superioridad física y dio tiempo para que Gallardo hiciera cambios pensando en lo que viene (salieron Mora, Driussi y Alario para el ingreso de Auzqui, Larrondo y Mayada).
Larrondo volvió después de mucho tiempo y lesiones, esperemos que pueda jugar y rendir

Batalla volvió a tener una atajada definitoria (una salida muy rápida que logró que la pelota pegara en su cuerpo cuando había otro jugador solo frente al arco), la defensa volvió a hacer agua por los laterales (solo que es más potente el ataque que los sofocones defensivos) y Maidana está necesitando urgentemente un descanso (sigue ganando por presencia y ubicación pero sufre en velocidad). Martinez Quarta vuelve a ser lo más regular y preocupa que Lollo no pueda reemplazar a Maidana (¿el miércoles será su turno?). En el medio Ponzio volvió a tomar la responsabilidad y salió airoso, fue el eje ofensivo y defensivo (siempre ayudado por la buena e inteligente ubicación de Rojas). Rojas es el equilibrio pero no se puede adueñar del juego, tarea que tampoco puede hacer Martinez porque lo de él es el desequilibrio y no el de tomar las mejores decisiones, Mora le dio explosión al principio pero se fue diluyendo (por eso el primer cambio fue el ingreso de Auzqui). Sin dudas la diferencia la marcó la aptitud de Alario y Driussi, ambos filosos y movedizos a la hora de marcar la salida y participar de las jugadas ofensivas.

Ahora es el turno de esperar con ilusión (obviamente apenas nos serviría un resultado, lo bueno es que ellos están perdiendo tantos puntos que podrían perder la punta con un empate).